Juegan y aprenden contra el dengue

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Daniel Rivera Vargas / end.drivera2@elnuevodia.com
Los hermanos Adolfo y Adriana Torrech disfrutaron de la orientación sobre la enfermedad que ella experimentó hace dos años. (david.villafane@gfrmedia.com)

Sentada en una de las gradas de madera de un anfiteatro al aire libre, la niña de 8 años recordó ayer el momento cuando hace dos años contrajo el dengue: tenía 6 años, salía de su casa y un mosquito le picó en el brazo.

No es casualidad que Adriana María Torrech Ramos recordara este momento. Ayer la niña era una de cientos de participantes de una actividad infantil en contra de este virus celebrada en un campamento de verano en Guaynabo.

“Fue malo porque me sentí mal, falté a clases y estuve en casa todo el día”, recordó la niña de 8 años.

Su hermano Enrique Adolfo, de 9 años, otro asistente al campamento, recordó el padecimiento de la pequeña Adriana. “No estuvo en el hospital, fue en casa. Tuvo fiebre, vómito, dolor de barriga intenso”, dijo el pequeño.

“Es un mosquito que enferma, puedes estar mareado por el dengue, el dengue viene de las aguas estancadas”, agregó Enrique Adolfo sobre el virus.

La pareja de hermanos participó en la actividad organizada para educar contra el dengue por la empresa SC Johnson –que fabrica productos contra mosquitos– en el campamento Villa Campestre Summer Club, y que estará llevando por los próximos meses a otros lugares con niños.

La portavoz de la empresa destacó que la meta era educativa. “Es llevar el mensaje y educar a las personas de cómo pueden prevenir una picada del mosquito Aedes aegyptis”, indicó.

Las últimas estadísticas del Departamento de Salud indican que la incidencia de dengue está “por encima del umbral epidémico” y por encima de las cifras del 2012.

En específico, hubo 143 presuntos casos notificados en la semana del 7 al 13 de mayo, la última contabilizada; 5,716 presuntos casos notificados a ese momento de 2013, y en 21 de esos era dengue hemorrágico. Este año no se han reportados muertes, pero el año pasado hubo 7 fallecimientos asociados al dengue.

Diversión

Con gritos y brincos, los niños del campamento evidenciaban disfrutar la presentación antidengue de ayer, en el que personajes infantiles buscaban educarlos con juegos, aplausos y dinámicas. Contaron con la participación de personal del Departamento de Salud, dando detalles de cómo nacía y se formaba el mosquito en cualquier envase con agua estancada, por pequeño que fuera, y hasta con un mosquito gigante de juguete que de vez en cuando se asomaba por una puerta.

El personaje infantil Capitán Rey, con ropa azul y gafas anaranjadas, les explicó a los niños de entre 3 a 9 años que no deben jugar con el dengue, que el nombre correcto del mosquito es Aedes aegyptis, que deben ir al médico si asoman síntomas del virus, eliminar el agua estancada y usar repelente e insecticida.

“Te empieza a doler la cabeza, el cuerpo”, contó con seriedad un niño de 10 años sobre los síntomas del dengue.

La competencia entre niños y niñas terminó con un empate tres a tres, con preguntas como si el mosquito del dengue puede aparecer en las escuelas –cierto– o nacer en ríos –falso–. Las respuestas ganadoras de “mosquito caliente”, una variante de papa caliente eran premiadas con pequeños regalos y vítores.

“Siempre terminan empate”, dijo un niño que se acercó a El Nuevo Día a comentar el resultado del juego.

Al final, Capitán Rey “graduó” como parte de la brigada antidengue a los niños, “rociándoles” con repelente imaginario. “Ahora les toca ir a tus vecinos, tus abuelos, tus tíos y decirle esta información, que hay que eliminar el agua estancada porque no queremos más víctimas del dengue”, puntualizó.

Tags: 

Categorías de Contenido: