La mariquita y sus peligrosos “hermanos de crianza”

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

Este artículo es parte de una colaboración entre CienciaPR y el medio. Por ser contenido original generado por CienciaPR puede reproducirlo, siempre y cuando le de crédito al autor y a nuestra organización.

Autor de CienciaPR: 

Nido con cuatro huevos de Mariquita y un huevo de Tordo.

No todos los hermanos o hermanas son de sangre. Algunos de nosotros tenemos hermanos de crianza, alguien con quien crecemos, compartimos experiencias y establecemos lazos afectivos.

En el mundo animal también se observa este fenómeno. A veces una especie cuida a las crías de otra. Probablemente ha escuchado historias de perras criando conejitos, gatos criando patitos, y hasta leonas criando cabritos. Sin embargo, en ocasiones, los “hermanos(as) de crianza” pueden tener un impacto negativo sobre las crías biológicas.

Eso es precisamente lo que pasa entre la Mariquita de Puerto Rico (Agelaius xanthomus) y el Tordo Lustroso (Molothrus bonariensis). La Mariquita es un ave endémica de Puerto Rico, es decir, es oriunda de nuestro archipiélago y sólo se encuentra en Puerto Rico. Es un ave de color negro brillante e intensas manchas amarillas en el hombro de cada ala. Esta ave está en peligro de extinción debido a la pérdida del hábitat y la amenaza de depredadores. Sin embargo, la razón principal es la influencia del Tordo Lustroso, un ave de Sur América que es su “hermano de crianza”.

Como estrategia reproductiva, el Tordo acostumbra poner sus huevos en los nidos de otras aves, incluyendo los de la Mariquita. Los pichones del Tordo nacen tres días antes y acaparan todo el alimento que les llevan. Una vez los pichones de Mariquita nacen tienen que compartir el alimento con unos Torditos gordos y a medio criar, lo que pone a los pichones de la Mariquita en tal desventaja que a principios de los 1980 sólo quedaban 300 individuos.

Desde ese entonces, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos colaboran en estrategias de manejo y recuperación de esta especie. La población actual de la Mariquita se estima en unos 800 individuos, y es aún demasiado baja.

Para ayudar la Mariquita a sobrevivir, es importante hacer dos cosas en conjunto: estudiar estrategias para aumentar la población de la Mariquita y estudiar otras estrategias para reducir los daños del Tordo. Dada la compleja interrelación entre las dos especies, los científicos desarrollan metamodelos, modelos computadorizados que integran la información de otros modelos y múltiples variables de las especies individuales.

Los científicos boricuas Roseanne Medina Miranda, Ricardo López Ortiz (Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, Mayagüez) y Hilda Díaz Soltero (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) recientemente publicaron un artículo en el que descubrieron un metamodelo que colaborará en la recuperación de la Mariquita. El artículo, cuyos autores también incluyen al doctor Philip S. Miller (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Minnesota) y el doctor Robert C. Lacy (Sociedad Zoológica de Chicago, Illinois), se publicó recientemente en la revista profesional “Biological Conservation”.

En el primer metamodelo se asume cero intervención humana para el manejo de las Mariquitas y los Tordos; este modelo estimó que la Mariquita desaparecería en unos 10 años. En el segundo metamodelo se asume que los esfuerzos de conservación actuales continuarán sin cambios; el mismo estimó en un 40% la posibilidad de que la Mariquita desaparezca para el año 2065.

El metamodelo óptimo para que la supervivencia de la Mariquita propone estrategias complementarias a los esfuerzos actuales de conservación, incluyendo aumentar en unos 300 la cantidad de nidos artificiales disponibles para las Mariquitas; remover los huevos y pichones de Tordos de tantos nidos como sea posible; y prevenir que los pichones de Mariquitas sean atacados por depredadores.

Un resultado sorprendente del metamodelo optimizado es que atrapar o cazar Tordos adultos, no sería efectivo para ayudar a la Mariquita dada la gran abundancia de los Tordos en esa zona y la rapidez con la que se reproducen. El modelo estima que aún atrapando el 80% de los Tordos adultos, la población de Mariquitas continuaría en descenso.

Para conocer más a fondo sobre la mariquita, pueden visitar http://drna.pr.gov/programas-y-proyectos/proyecto-para-la-recuperacion-de-la-mariquita-de-puerto-rico/

Tags: 

Categorías de Contenido: