La Química no muerde, acaricia

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Mario Alegre Barrios / malegre@elnuevodia.com El Nuevo Día Somos cambio. Desde el momento mismo de la concepción y hasta -incluso- más allá de la muerte, la transformación perpetua es lo que nos define en un proceso que es la esencia también de todo cuanto existe en el universo. Vista por muchos con reservas y a distancia, como si no fuese otra cosa que una oscura pesadilla de la escuela superior que preferiríamos olvidar, la Química es en realidad una ciencia con una incuestionable y profunda inmediatez para el ser humano en todos los órdenes de la vida, desde los más complejos hasta los más triviales. Difundir esta realidad es una de las misiones fundamentales de la celebración en todo el mundo del Año Internacional de la Química (IYC, por sus siglas en inglés), proyecto que ya ha despegado y que tendrá a Puerto Rico como sede de su capítulo cumbre: la 43ra. edición del Congreso de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC, por sus siglas en inglés), entre el 30 de julio y el 7 de agosto próximos. “Desde la infancia se comienza a percibir la Química como algo peligroso, que estudia y trabaja sustancias nocivas, cuando eso está muy lejos de la realidad... algo tan común como la pasta de dientes y el café mañaneros son sustancias químicas, pero la gente suele no estar consciente de eso”, dice la doctora Ingrid Montes, catedrática del Departamento de Química del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico y orquestadora -como presidenta- de la celebración del IYC en la Isla. “Esos prejuicios hay que cambiarlos, porque necesitamos más científicos, más químicos. Creo que este es el mejor momento para hacerlo... tenemos daños ambientales, calentamiento global, problemas con el agua, escasez de alimentos, enfermedades que necesitan cura... en fin”, apunta. La doctora Montes agrega que esta celebración es una gran oportunidad para trabajar en esa dirección y para ello el proyecto en la Isla cuenta con la participación de la Sociedad Química de los Estados Unidos (ACS), capítulo de Puerto Rico, la División del Caribe de la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS), el Colegio de Químicos de Puerto Rico, todos los Recintos de la UPR, la Universidad Interamericana-San Germán, la Universidad Interamericana-Metro, la Pontificia Universidad Católica de Ponce, la Universidad Metropolitana, la Universidad del Turabo y los “Chem Clubs” de la Central High, University Gardens, Colegio San José de Caguas, entre otros, y la Escuela Josefita Monserrate de Sellés. La doctora Montes -quien en agosto pasado se convirtió en la primera mujer hispana en recibir el reconocimiento como “fellow” de la ACS en testimonio de sus sobresalientes logros y contribuciones a la ciencia, a la profesión y a la sociedad- destaca que, además de abonar el aprecio del público por la Química, la celebración del IYC persigue aumentar el interés de los jóvenes por esta ciencia. “También nos mueve el deseo de generar entusiasmo por el futuro creativo de la misma y celebrar conjuntamente el primer centenario de la fundación de la Asociación Internacional de Sociedades Químicas y de la concesión del Premio Nobel de Química a Mme. Maria Sklodowska Curie, lo que también nos sirve de coyuntura para reconocer las contribuciones de las mujeres a esta rama del saber”, acota la doctora Montes, quien también preside el capítulo de Puerto Rico de la ACS. “Tenemos ya disponible un portal online -www.quimica2011pr.org- en el que se puede encontrar toda la información relacionada con el tema”. Con cuatro ejes -y otros tantos comités responsables de su desarrollo- el IYC hace énfasis en el ambiente, la energía, los materiales y la salud, en camino al Congreso Mundial en el verano próximo en la Isla, cuyo tema central es “La Química con la Innovación como Puente entre América y el Mundo”. En este encuentro participarán como oradores nada menos que siete ganadores del Premio Nobel de Química, rasgo que da una idea bastante clara de la relevancia mundial que tiene para Puerto Rico ser la sede. Para comenzar, un café Tan pronto como mañana martes -a las 7 p.m., en el Ateneo Puertorriqueño-, el programa del IYC alza el vuelo con el primero del Café de las Ciencias -gratis para todo el público- que periódicamente se realizarán en diversos escenarios para conversar sobre temas que aparentemente nada tienen que ver con la Química, pero que en realidad guardan con ella una estrecha relación. El tema de la velada será “Un Campeche (re)descubierto”, que revela las sorprendentes respuestas a lo que hasta hace poco fueron sólo conjeturas sobre la pintura Nuestra Señora de Belén, -ca. 1797- del pintor puertorriqueño José Campeche y cuenta con la participación del doctor Antonio Martínez Collazo, profesor de Física del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico; Johnny Lugo Vega, restaurador; y las estudiantes Ruth Lizardi, del Departamento de Historia del Arte, y María Cristina Rivera, del Programa de Maestría en Gestión Cultural. Como parte del esfuerzo que se lleva a cabo para la celebración del IYC en la Isla, a partir del lunes próximo estaremos publicando en esta sección una serie de artículos concebida para tender un puente entre usted, amig@ que nos lee, y la Química, y mostrarle por qué ésta es una ciencia que, lejos de morder, nos acaricia.

Tags: 

Categorías de Contenido: