La UPR Aguadilla busca crear profesionales que trabajen la aeronáutica en el País

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

MICHELLE ESTADES
Instalaciones del Instituto Aeronáutico y Aeroespacial. (Ricardo Alcaraz/ Diálogo)

En un moderno salón de clases, el profesor Edgardo Desardén discute con sus 24 estudiantes ejercicios matemáticos relacionados a electricidad básica. El ambiente en el salón de clases es agradable. La temperatura no es fría ni caliente. Por las ventanas entra suficiente luz natural y las paredes opacan el ruido de afuera. Así, los estudiantes participan en la discusión de manera amena.

-¿Y el resultado de este ejercicio que tengo aquí?, pregunta el profesor.

-500, contesta un estudiante.

-Ya estás en D alta. Vas mejorando, dijo el profesor mientras los estudiantes reían.

El profesor Edgardo Desardén imparte el curso de electrónica y electricidad básica. (Ricardo Alcaraz)

El profesor Edgardo Desardén imparte el curso de electrónica y electricidad básica. (Ricardo Alcaraz)

El curso de electricidad básica y electrónica forma parte del nuevo grado asociado en Tecnología Aeronáutica y Aeroespacial de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla, que se ofrece en el recién inaugurado Instituto de Aeronáutica y Aeroespacial de Aguadilla (IAAA), ubicado junto al Aeropuerto Internacional Rafael Hernández.

Este moderno Instituto surgió por el interés del doctor José Lasalde, vicepresidente de Investigacion y Tecnologia de la UPR, y por el interés que tenía la compañía Lufthansa Technik (proveedor de servicios de mantenimiento, reparación y revisión de aviones, motores y componentes) de establecerse en Puerto Rico.

Esta compañía estaba considerando abrir operaciones en un lugar nuevo. Entre sus opciones se encontraba el Aeropuerto Rafael Hernández de Aguadilla. Sin embargo, según el director del IAAA, Wilmer A. Arroyo Alvarado, ellos necesitaban que Puerto Rico tuviera alguna escuela o instituto que formara profesionalmente a quienes serían sus empleados.

“Una de las cosas que distingue la industria aeronáutica y aeroespacial es que tú necesitas que haya algún tipo de institución que cree programas académicos y que prepare el capital humano. Eso tiene que estar primero, antes de que la industria se establezca”, dijo Arroyo Alvarado, quien estudió Física en el Recinto Universitario de Mayagüez y lleva 28 años trabajando en la UPR de Aguadilla.

La idea de Lufthansa Technik era desarrollar una universidad de aeronáutica en Puerto Rico siguiendo el modelo de la Embry-Riddle Aeronautical University de Daytona Beah, en Florida.

Programas académicos 

Junto con las instalaciones del IAAA se crearon dos programas académicos de dos años de estudio dirigidos por la UPR, el Departamento de Educación (DE) y la Compañía de Fomento Industrial (Pridco).

El primero es el Grado Asociado en Tecnología Aeronáutica y Aeroespacial que comenzó en agosto de 2015 y cuenta con 50 estudiantes matriculados, 24 estudiantes de nuevo ingreso y 26 de traslado o readmisión. El segundo programa es la Certificación 147 (la que prepara al mecánico de aviación). Este está adscrito al DE, tiene una duración de dos años y comenzará a ofrecerse desde enero del 2016, luego de que reciba la certificación por parte de la Federal Aviation (FA).

Además de estos dos programas, el IAAA desarrolló un tercer programa académico de seis meses de duración donde formarán estudiantes para trabajar en la compañía Lufthansa Technik en Puerto Rico. Una vez estos estudiantes completen los seis meses de estudio tendrán una entrevista con miembros de Lufthanza y los que sean seleccionadas viajarán a Europa para terminar su entrenamiento. Una vez completado regresarán a Puerto Rico a trabajar.

“Este programa de seis meses va atado a cómo ellos(Lufthansa Technik) van abriendo los diferentes hangares (espacios donde guardan aeronaves) en el País. Esto es una operación pensada a largo plazo para sostener un conglomerado de aeronáutica y aeroespacial. Y el Instituto es una piedra angular en ese desarrollo”, sostuvo el director del IAAA.

Wilmer Arroyo Alvarado, director ejecutivo del Instituto. (Ricardo Alcaraz)

Wilmer Arroyo Alvarado, director ejecutivo del Instituto. (Ricardo Alcaraz)

“La función del Instituto es desarrollar un sistema académico que sirva a las necesidades del conglomerado de aeronáutica y aeroespacial. Cualquier curso que sea necesario para la industria, el Instituto va a intentarlo hacer”, añadió.

Por otro lado, el proceso para admitir a los estudiantes al Instituto es uno muy riguroso. Arroyo Alvarado explicó que a los estudiantes que solicitan al IAAA se les hace una entrevista, para asegurarse de admitir a aquellos que realmente les apasiona esa área laboral por la responsabilidad que esa profesión requiere.

“Estos son programas rigurosos por la responsabilidad que conlleva el trabajar en un avión. Queremos estudiantes responsables, por lo que tienen que pasar unos requisitos y entrevistas”, aclaró.

Las instalaciones del IAAA

El Instituto de Aeronáutica y Aeroespacial de Aguadilla fue diseñado por el arquitecto puertorriqueño José Javier Toro, quien se encargó de que fuera uno sencillo pero moderno. El Instituto tiene formar de hangar, pero sus paredes exteriores son de Policarbonato (termoplástico con transparencia óptica, resistente al impacto y al calor). Esto hace que no se sientan tanto las altas temperaturas del área.

La estructura cuenta con dos pisos. En el primero se encuentran las oficinas administrativas y salones de adiestramiento, mientras que en el segundo piso se encuentran los salones de clase, los salones de cómputos y la biblioteca.

Todo el Instituto mantiene un estilo minimalista, es decir, los elementos decorativos del edificio se reducen a lo necesario. Sin embargo, los salones cuentan con escritorios color blanco, sillas verdes y puertas de diferentes colores que le brindan un toque muy moderno.

Por otro lado, el Instituto también cuenta con un hangar donde ofrecerán diferentes laboratorios. Entre ellos se encuentra el laboratorio de pintura, el laboratorio de electrónica y un amplio espacio para practicar con motores y turbinas de aviones.

El interior del hangar del IAAA. (Ricardo Alcaraz)

El interior del hangar del IAAA. (Ricardo Alcaraz)

Cabe destacar que el Instituto es subsidiario de la UPR, ellos proveen los espacios, mientras que la UPR provee los profesores. El Instituto no tiene presupuesto de la UPR, sino que es autofinanciable.

“Esto es una corporación subsidiaria de la UPR, adscrita al recinto de Aguadilla. El Instituto se encarga de la parte administrativa y de facilidades. Los grados académicos entonces los da la Universidad porque es quien tiene la licencia y las certificaciones”, aclaró el también profesor.

Más que un Instituto es un proyecto de País

Arroyo Alvarado, quien se especializa en astrofísica, compartió que este Instituto tiene un gran compromiso con el País. Su misión principal es desarrollar profesionales en el área Aeroespacial y Aeronáutica para que se queden trabajando en Puerto Rico.

Estudiantes del grado asociado en Tecnología Aeroespacial y Aeronáutica de la UPR Aguadilla. (Ricardo Alcaraz)

Estudiantes del grado asociado en Tecnología Aeroespacial y Aeronáutica de la UPR Aguadilla. (Ricardo Alcaraz)

“Esto es un proyecto de País. Es el futuro de Aguadilla. Quiero que vean esto como una oportunidad, que no tienen que irse del País. Que pueden encontrar un nicho para ejercer aquí mismo”, mencionó el director. “Tenemos una cosa que no tienen muchos países, algo que es único y eso es una oportunidad”.

Por último, añadió que quienes completan el programa de seis meses pueden trabajar con Lufthansa Technik en Puerto Rico, y quienes completan el asociado de la UPR también pueden trabajar en la industria aeronáutica del País o con la Federal Aviation.

Tags: 

Categorías de Contenido: