Las ciencias geográficas reclaman su espacio (Segunda Parte)

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Redacción Diálogo
Los profesores entrevistados entienden que ya es tiempo de recuperar el espacio de la Geografía en Puerto Rico.

Un poco de estudio

El estudio de la Geografía y su pertinencia en la transformación del País comenzó a tomar notoriedad para los años setenta tras la creación del primer y único Departamento de Geografía en la Isla en la Universidad de Puerto Rico. Esta iniciativa estuvo precedida por la labor que realizó en el Gobierno para la década del 1940 el primer presidente de la Junta de Planificación, Rafael Picó, y a quien se le considera como la primera figura de la nueva Geografía puertorriqueña, según evidencia el ensayo de Seguinot.

“La Geografía de Picó coincide con la época de transformación económica y social que vivió el País durante las décadas de 1940 a1960”, asegura el geógrafo, autor de varios libros y artículos sobre esta ciencia. Seguinot destaca que Picó “desarrolló el primer esquema de regionalización de Puerto Rico, construyó una geografía dinámica de interrelación, superó los modelos de la geografía descriptiva para convertirla en una explicativa y escribió los primeros trabajos de Geografía aplicada que se conocen en Puerto Rico”.

A partir de entonces, una nueva generación de geógrafos desarrolló diversas investigaciones que demostraron la pertinencia y relevancia de esa disciplina como herramienta base para planificar el desarrollo del País.

Una herramienta imprescindible

Aunque la Geografía ha dejado su huella en la planificación del País, continúa siendo una disciplina  subestimada. Sin embargo, los profesores entrevistados entienden que ya es tiempo de que recupere su espacio.

“Existe un consenso y urgencia en toda la sociedad puertorriqueña en la búsqueda de nuevos modelos de desarrollo que mejoren nuestra calidad de vida… La adopción de visiones multidisciplinarias ha comenzado a ser vista con mucho optimismo como un mecanismo para delimitar nuevos cursos de acción. Dentro de este escenario, las ciencias geográficas reclaman un espacio dentro de los procesos de toma de decisiones relacionados con el bienestar económico, urbano, ambiental y social en Puerto Rico”, manifestó Guilbe. Destacó, que el conocimiento geográfico como base de una propuesta de desarrollo de un país no es nada nuevo.

Observó que la Alemania de finales del siglo XIX reconoció que la información geográfica debía ser parte del conocimiento popular para poder consolidar un nuevo estado. Asimismo, indicó que en años más recientes, dicha disciplina fue integrada en el sistema público de enseñanza de Estados Unidos “como base de conocimiento a fin de que ese país pudiera retomar la competitividad industrial mundial”.

Recordó que “el éxito del modelo económico puertorriqueño de ‘Manos a la Obra’ a mediados del siglo XX se debió, en gran medida, a la presencia de profesionales de diferentes disciplinas con una educación formal en Geografía”.

“La Geografía provee las bases para delimitar el inventario de recursos naturales y humanos necesarios para cualquier iniciativa de desarrollo. El conocimiento geográfico de un país incluye la identificación, localización y cantidad de recursos que tiene el País. Sin este conocimiento inicial, no es posible planificar para el desarrollo del País”, sostuvo.

Por su parte, el profesor Díaz opinó que la Geografía podría ayudar a lidiar con asuntos tan serios como la criminalidad. “Podría proponer nuevas formas de desarrollo y planificación inclusiva para revitalizar los focos de criminalidad y proveer oportunidades para sus vecinos y residentes”, comentó.

También podría hacer la diferencia en el manejo de importantes renglones económicos, como la agricultura. Señaló que además de plantear cuáles suelos son más propios para la actividad agrícola, la Geografía puede ayudar a responder preguntas relacionadas a las razones por las cuales la agricultura ha venido perdiendo su ímpetu desde hace mucho tiempo.

Recalcó que ese análisis no puede divorciarse de la falta de planes de desarrollo económico específicos por parte de los gobiernos de turno en las últimas décadas. “La Geografía debe emplearse como un valioso instrumento que permita profundizar e indagar sobre las razones que propician los diferentes patrones y procesos espaciales a través de las distintas épocas”, puntualizó.

En este reportaje colaboró  Verónica B. Fonseca.

Tags: 

Categorías de Contenido: