Merck apuesta a la investigación

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Por Marie Custodio Collazo endi.com La nueva Merck, producto de la fusión entre Merck y Schering-Plough, presentó ayer un porfolio de oportunidades y retos para Puerto Rico, con un enfoque en la innovación y la investigación, evidenciado por 39 productos en las últimas fases de desarrollo. Frank Gutiérrez, vicepresidente y gerente general de Merck para Puerto Rico y el Caribe, señaló que entre 20% a 25% de las ventas mundiales de la farmacéutica son productos manufacturados en Puerto Rico, en donde tiene tres plantas, en Arecibo, Barceloneta y Las Piedras. Esta última pertenecía a Schering. Impacto experimental Además, el doctor José Gregorio Quijada, director médico de Merck en la región, indicó que al presente la empresa lleva a cabo 31 estudios clínicos en la Isla. Desde el 2002, Merck y Schering realizaron 280 protocolos clínicos, que han impactado a 11,298 pacientes. Para el galeno, el hecho de que hay 20 compuestos en la fase dos de desarrollo, y otros 19 en la fase 3, significa “un tsunami de trabajo” para el componente de investigación y desarrollo porque aumenta las posibilidades de llevar a cabo estudios clínicos en Puerto Rico. “Nuestro portafolio de productos es el más robusto de su historia, con candidatos en las áreas terapéuticas de oncología, neurociencia, cardiovascular, respiratorio, enfermedades infecciosas, inmunología y salud de la mujer”, puntualizó Quijada. Gutiérrez añadió que alrededor del 12% de las ventas de Merck se reinvirtien en actividades de investigación y desarrollo, para las cuales hay un presupuesto de $5,800 millones. Quijada puntualizó, además, que la tradición de Merck de apoyar la investigación y descubrimiento de medicamentos en Puerto Rico no cambiará con la transformación de la organización, de la misma forma en que permanece el enfoque en la salud y el bienestar de los pacientes. Reestructuración comercial Gutiérrez había adelantado a El Nuevo Día que la operación comercial de la nueva Merck ya atravesó el proceso de reorganización, que conllevó la reducción del 30% de la plantilla laboral. En parte, por la duplicidad de funciones, pero también porque hubo una reestructuración regional que separó el mercado de Centroamérica y República Dominicana, que antes era parte del grupo de Puerto Rico y el Caribe que se manejaba desde aquí. Al presente el equipo comercial de Merck consta de 260 empleados en cinco unidades de negocios: respiratoria, cardiometabólica, salud femenina y vacunas, cuidado especializado, y productos sin receta. Adicional, cuentan con un grupo de representantes de ventas. Bajo análisis la manufactura Mientras el componente comercial de la nueva Merck ya realizó ajustes en la operación de Puerto Rico y el Caribe, Gutiérrez confirmó que la permanencia de las tres plantas de manufactura en la Isla aún está bajo análisis.El ejecutivo señaló que Merck tenía alrededor de 20 fábricas alrededor del mundo, pero al concretarse la fusión quedó con más de 90, por lo que la segunda farmacéutica más grande del mundo está en el proceso de desarrollar sus estrategias de producción.“Puerto Rico es uno de los países que está bajo análisis”, apuntó Gutiérrez.