Muestran su gran corazón

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Javier Valentín Feliciano

Tras los recientes eventos telúricos que han azotado a Puerto Rico, la organización universitaria Students for the Exploration and Development of Space (SEDS), adscrita al Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), en alianza con otras asociaciones estudiantiles entre ellas: American Society of Civil Engineers (ASCE), la Sociedad de Estudiantes de Física (Society of Physics Students – UPRM), International Genetically Engineered Machine (IGEM-UPRM), American Chemical Society (ACS), American Institute of Chemical Engineers (AIChE) y el Consejo de Estudiantes de la Facultad de Ingeniería (CEFI), de inmediato se movilizaron a las zonas de mayor impacto para proveer ayuda a los sobrevivientes y damnificados.

Desde el pasado 28 de diciembre de 2019, en el país se han reportado una serie de sismos que han alertado a la ciudadanía, en especial en la zona suroeste. Uno de los peores temblores fue el acontecido el 7 de enero con un registro de 6.4, dejando cuantiosas pérdidas y al menos dos personas fallecidas, por causas relacionadas.

“La iniciativa surgió el pasado jueves, 9 de enero de 2020 luego de ver y evaluar el daño psicológico, como la ansiedad y el miedo, que la actividad sísmica había creado en los residentes de los pueblos del suroeste. Inmediatamente, pensé que podíamos combatir esa situación a través de actividades educativas e interacción con el público, particularmente los niños. Primeramente, comencé a organizar con mis compañeros de mi asociación cómo podíamos apoyarlos positivamente”, afirmó Wilbert A. Ruperto Hernández, vicepresidente de SEDS y estudiante de Ingeniería Mecánica con una secuencia curricular en Ingeniería Aeroespacial.

La primera visita tuvo lugar el 10 de enero en el refugio municipal de Sabana Grande, así como los barrios Luna y Oasis de Guánica, y los barrios Barinas, Limas y Palomas de Yauco. El siguiente día, regresaron a los mismos sectores del municipio yaucano.

Al tercer día, los colegiales se trasladaron al pueblo de Guayanilla, en donde acudieron a los barrios Indios y Consejo. Mientras el domingo, 12 de enero regresaron a Guánica a los barrios Oasis, Arenas y La Laguna. Mientras, el martes, 14 estuvieron en los barrios Macaná y Susúa Alta de los municipios de Guayanilla y Yauco, respectivamente.

Wilbert relató que, además de proveer suministros como agua y comida, donados por los propios colegiales y ciudadanos, también llevaron medicinas, carpas, casetas, almohadas, colchones inflables, frisas y otros artículos, que le brindan tranquilidad y protección durante el día y la noche a las personas refugiadas.

“En el sector Las Limas nos encontramos con un sobreviviente con ambas piernas amputadas, y a una octogenaria que es paciente de cáncer. Esta persona dormía en el interior de un carro, ya que no podía entrar a su hogar. El viernes, cuando fuimos a hablar con los líderes comunitarios, nos pidieron carpas y otros artículos. Al día siguiente, conseguimos estos materiales y fuimos a instalarlos en el lugar. Además, encontramos una pareja adulta que llevaba desde el 6 de enero durmiendo en su carro y le entregamos una caseta y un colchón inflable”, narró entre sus vivencias.

Una colegial que los acompañó en esta iniciativa comunitaria fue Tamara González, estudiante de sexto año del programa de Física Teórica y testigo de la devastación de varios municipios y del dolor que sufren los damnificados.

“Lo que me motivó a llegar hasta los pueblos más perjudicados fue mi pasión por proveer nuevas oportunidades a las personas. En el momento que observé las estructuras destruidas, pensé en lo bendecida que soy y decidí tomar acción bendiciendo a otros. Sentí que dentro de las adversidades que puedan ocurrir, uno puede mejorar las situaciones ayudando a otros y a mi patria, Puerto Rico. Agradezco la donación para muchos de los afectados que logramos llevar los suministros y compartir con los residentes”, manifestó la también fundadora de SEDS en el 2016.

Aparte a toda la asistencia provista en los refugios, los universitarios entretuvieron a los niños y jóvenes realizando una muestra de los experimentos científicos que realizan en los programas de Física, Geología, Ingeniería y Biología, que se enseñan en el RUM.

SEDS-UPRM es la primera organización de exploración espacial que acoge las disciplinas de la ingeniería aeroespacial y ciencias espaciales del Recinto. Sus comienzos se remontan al año 2016, como un grupo pequeño de estudiantes interesados en esa disciplina. Desde entonces, el colectivo ha crecido en membresía y diversidad. Actualmente, cuenta con sobre 120 miembros de distintos trasfondos académicos desde ingeniería y ciencias naturales hasta administración de empresas, ciencias sociales, ciencias políticas y artes.

La visita a las zonas de refugio es cónsona con el lema Making Space for Everyone, a través del cual inspiran a apoyar e invertir en la exploración y el desarrollo del espacio. El propósito, como asociación estudiantil, es desarrollar el interés y las habilidades de los universitarios en este campo, para que a través de sus proyectos e iniciativas se capaciten para trabajar en la industria y en la academia, de manera que contribuya al desarrollo y exploración espacial a nivel isla e internacional. Además, se encargan de inspirar y educar a las futuras generaciones y al público general en los temas relacionados con esa especialidad.

Además del colectivo universitario SEDS, también se unieron otras organizaciones del Recinto,

Tags: