Telaraña de cemento amenaza la UPR de Río Piedras

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Pedro Bosque Pérez / pedro.bosque@gfrmedia.com
Decenas de organizaciones de la UPR y fuera de ésta apoyan la idea de establecer un bosque urbano en el recinto de Río Piedras en lugar de otro parque más. (Archivo)

Una antigua pista atlética en la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras se convirtió con el paso del tiempo en un área única y rica en biodiversidad, donde crecen numerosos árboles y arbustos que dan hogar a decenas de especies de animales.

Sin embargo, este bosque urbano en desarrollo ha sido golpeado una y otra vez por los intentos de varias administraciones universitarias en Río Piedras de convertirlo en otro parque más dentro del campus riopedrense, sembrando piedra, cemento y varilla.

Anoche la organización Sierra Club de Puerto Rico dedicó su charla mensual a la discusión de si el área de varias cuerdas de terreno que hay entre el Teatro, la Facultad de Educación, el Centro Universitario y una de las residencias estudiantiles del recinto de Río Piedras, puede convertirse en un bosque urbano o un parque.

Esta última opción es lo que han impulsado varias administraciones universitarias, la última vez en el verano pasado, cuando sin los permisos de agencias de gobierno y en violación a leyes y reglamentos, metieron maquinaria y removieron tramos de tierra y vegetación, rellenaron con piedras y empezaron a instalar tubería para cables de electricidad.

No obstante, integrantes de la organización ¿UPR Verde? dieron la voz de alerta en ese momento y el proyecto del Parque Centenario fue detenido por la rectora interina del recinto de Río Piedras, Ethel Ríos Orlandi. Ese proyecto fue impulsado por la exrectora Ana Guadalupe.

Lugar rico en biodiversidad

El doctor Rafael Joglar, investigador y profesor en la Facultad de Estudios Naturales del recinto de Río Piedras de la UPR destacó anoche, ante más de un centenar de personas en la charla del Sierra Club, que el campus riopedrense “es un lugar muy rico en biodiversidad”, con 154 especies de plantas vasculares y 74 especies de vertebrados, comparable a los bosques urbanos de San Patricio en San Juan y Piñones en Loíza.

Algunas de esas especies están amenazadas o en peligro de extinción, dijo el educador, quien señaló que el campus de Río Piedras puede ser un centro importante de investigación sobre la biodiversidad.

Joglar es un conocido defensor de la idea de desarrollar un bosque urbano en lugar del llamado Parque del Centenario.

El investigador recordó anoche “la destrucción masiva de biodiversidad” de junio del año pasado, cuando metieron maquinaria en el área donde crece un bosque urbano, y advirtió que aunque el proyecto se detuvo, puede ser reiniciado este verano, cuando la mayoría de los estudiantes están de vacaciones.

Tags: 

Categorías de Contenido: