Un centro de vanguardia

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Gerardo Cordero; gerardo.cordero@gfrmedia.com
La UPR inaugura el Edificio de Ciencias Moleculares en El Cinco, Río Piedras

Investigaciones de vanguardia que podrían ayudar a combatir mejor enfermedades como cáncer o Alzheimer, entre otros estudios en diversos campos científicos, se desarrollarán ahora en modernos espacios creados en una estructura de siete niveles inaugurada ayer en Río Piedras.

Se trata del Edificio de Ciencias Moleculares de la Universidad de Puerto Rico (UPR), una estructura de 153,000 pies cuadrados cuyos laboratorios comienzan a tomar forma, después de un prolongado proceso de propuestas para obtener fondos, así como para diseñar y desarrollar un centro único en su clase en la región caribeña.

“Hoy hacemos historia al inaugurar este centro de investigación científica, ejemplo de una universidad a la vanguardia en el desarrollo de la economía del conocimiento”, señaló Miguel Muñoz, presidente de la UPR.

Esta es la segunda inauguración de este inmueble, luego que en septiembre de 2009, el entonces presidente de la UPR, Antonio García Padilla, también efectuó una ceremonia poco antes de abandonar el puesto.

En ese momento, al igual que ahora, el moderno edificio y su área periferal están sin completar.

Al dirigirse a profesores, investigadores, estudiantes y periodistas convocados para la ceremonia de inauguración, Muñoz destacó que el lugar será un centro de colaboración entre varios recintos de la UPR y otras universidades para formar mejores profesionales.

Además, sostuvo que la instalación permitirá mayor convergencia del capital intelectual de la UPR, la industria y el gobierno en iniciativas de desarrollo de tecnólogía avanzada y para mejorar la calidad de vida y la salud de Puerto Rico y el mundo.

“Estas facilidades son el sueño de cualquier investigador”, agregó Muñoz, quien agradeció a García Padilla por impulsar el centro y destacó que la obra “se inició bajo su administración”.

Según Muñoz, aunque hasta el presente la inversión ha sido de $72 millones, cuando se complete la instalación de equipo y operen de lleno todos los recursos contemplados en las instalaciones, esa cifra aumentaría de $120 a $150 millones.

Científicos en acción

El vicepresidente de Investigación y Tecnología de la UPR, José Lasalde, por su parte, mencionó a este medio algunos trabajos que ya se realizan en el edificio, como uno encabezado por el científico Walter Silva, que estudia membranas lipídicas y rastrea el envejecimiento celular, en un esfuerzo que puede representar avances en los esfuerzos para combatir el Alzheimer.

Lasalde también aludió al trabajo del investigador Irving Vega, centrado en la caracterización de proteínas y la formación de placas amiloides, así como uno encabezado por él mismo, sobre receptores nicotínicos, todos centrados en esfuerzos que pueden ayudar en nuevas terapias para combatir deficiencias cerebrales.

El profesor Lasalde explicó a los visitantes que unas 200 personas laborarán en el edificio a corto plazo y destacó el propósito de aumentar investigaciones interdisciplinarias. Aludió también a la importancia de estudios en nanotecnología, neuroplasticidad y otros asociados a la lucha científica contra el virus de inmunodeficiencia humana que avanzarán en esas instalaciones.

La UPR informó por escrito que en el séptimo piso del edificio, en cuyo desarrollo fue central el trabajo de la arquitecto Nanette Rodríguez, se tiene previsto crear un vivario de animales que está en etapa de diseño.

Los visitantes pudieron visitar algunas áreas del primer nivel con áreas de instrumentación avanzada de microscopía electrónica, proteómica, microscopia confocal y resonancia magnética, bajo la supervisión del Centro de Caracterización de Materiales de la UPR, dirigido por el doctor Edgardo Resto.

Apoyo a la industria farmacéutica

El crucial apoyo a la industria farmacéutica en el análisis preciso de la composición de materiales con personal y equipo de alta instrumentación en operaciones en el Centro Molecular, en el primer nivel del nuevo edificio, fue destacado por Resto al observar junto al expresidente de la UPR, Norman Maldonado, parte del trabajo hecho en el lugar por la licenciada Cristina Diaz.

Después de mostrar el microscopio infrarrojo que proyecta una huella digital que procede a ser comparada con otras para conocer claramente las sustancias que la componen, Resto destacó que el centro tiene certificación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), así como el aval de las farmacéuticas que operan aquí y consultan constantemente a los profesionales que laboran en esta instalación especializada.

Resto mostró tambien a visitantes un cromatógrafo de gas con espectrometría, un instrumento crucial para “analizar sustancias orgánicas, cuantificarlas e identificarlas irrefutablemente” y que se usa con frecuencia como parte de pruebas de dopaje a seres humanos, así como a equinos, en la industria hípica.

El Edificio de Ciencias Moleculares de la UPR ubica cerca del Jardín Botánico de Río Piedras y a pasos de la estación del Tren Urbano, en el sector El Cinco, en Río Piedras.

El diseño de la estructura estuvo a cargo de la empresa de ingenieros y arquitectos Hillier, con sede en Nueva York, en coordinación con las compañías ECM y AMS Construction Managers, galardonadas con el premio Guanín, que reconoce la excelencia en seguridad y salud ocupacional.

El proyecto se logró gracias a fondos del Centro Nacional de Recursos para la Investigación, los Institutos Nacionales de la Salud, el Fideicomiso de Ciencia y Tecnología, la Compañía de Fomento Industrial, el Fondo del Centenario de la UPR y el Programa de Mejoras Permanentes del primer centro docente del país.

Tags: 

Categorías de Contenido: