Ensayo: Mitos caseros de antes y de hoy

Imagen de Wilson Javier Gonzalez-Espada

Por Paola González Campos, Escuela Juan Ponce de León en Guaynabo

En el ensayo “Mi madre nació cirujana”, del autor Osvaldo Torres Santiago, nos habla de los remedios caseros, de cómo las madres de antes cuidaban a sus hijos de las enfermedades y como los mantenían sanos y salvo. Madres que vivían como cirujanas del hogar. 

Yo les hablaré sobre los mitos que creían las madres de antes y que todavía algunas creen. Además les indicaré si estos son ciertos o falsos.

Cuándo te da fiebre, ¿creces? Es sinceramente falso, la fiebre es un resultado de una serie de sustancias que segrega nuestro organismo, casi siempre indica que vendrá una infección en camino.

Cuándo estás embarazada, ¿no debes pintarte el pelo? Falso, este es uno de los mitos más antiguos, la tinta de pelo sería incapaz de modificar al feto o al bebé. Sin embargo, eso sí, en los primeros 3 meses debes tener la mayor cautela posible. Pero no llegues a los extremos.

Para curar los granos de varicela, ¿un baño de agua y vinagre? ¡Sinceramente falso! El vinagre contiene vitamina C, la vitamina C es cicatrizante. Les recomiendo un baño de maicena diluída en agua, es mejor y menos dolorosa.

¿Aceite de oliva para los oídos? ¡Cierto! Es muy útil cuando en el oído hay cuerpos extraños o insectos, debes tibiarlo un poco antes de echarlo, por que da un efecto calmante.

Para el dolor de muela, ¿mascar chicle? ¡Falso! Mascar chicle ocasiona más dolor por la azúcar y su textura pegajosa. Es recomendable como remedios caseros utilizar un clavo de especia para presionar la muela donde esté el dolor. 

En este ensayo aprendí de los mitos caseros antiguos que hoy día se creen. De cuáles son correctos o erróneos. Que este ensayo les ayude y que se los aprendan por si pasan por algunos de estos problemas.

Tags: 

Categorías de Contenido: 

Podcast: