Banner Blog A Tu Salud

Compartiendo la ciencia detrás de la salud, la enfermedad y el bienestar

¿Por qué la prueba del coronavirus es necesaria?

Imagen de Abel Baerga Ortiz
PDF versionPDF version

Publicado originalimente en la sección de Opinión de El Nuevo Día

Jamás pensé que iba a ser necesario escribir una columna para argumentar a favor del desarrollo y de la disponibilidad de una prueba para la detección del virus 2019-nCoV, cuya dispersión por el globo ha desatado una pandemia de grandes proporciones. 

Sin embargo, quienes vieron “Jugando Pelota Dura” del pasado martes fueron testigos de un confuso panel médico con opiniones divididas con respecto a la utilidad y los beneficios de ordenar esa prueba, y de hacerla disponible bajo estricta recomendación médica.

Sin entrar en los argumentos del debate y para que quede meridianamente claro: la disponibilidad de una prueba para la detección del virus 2019-nCoV es de vital importancia en los esfuerzos para controlar el contagio y para minimizar el número de muertes a causa de la enfermedad pulmonar que el virus puede provocar. 

Hace tan solo cuatro días, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que “la experiencia en China, Corea del Sur y Singapur claramente demuestra que la disponibilidad de pruebas (aggressive testing) y el trabajo epidemiológico de campo, así como el distanciamiento social, pueden prevenir infecciones y salvar vidas”. En ese mismo mensaje, nos dice el salubrista que la OMS ha distribuido 1.5 millones de pruebas a 120 países. Alguna importancia deben tener. Después de todo, sin una prueba diagnóstica, ¿cómo sabríamos que en Corea del Sur y China han disminuido el número de nuevas infecciones? Y en nuestra población, sin una prueba administrada a sectores amplios, ¿cómo sabremos si ha disminuido la prevalencia del virus? ¿Cómo sabremos si el toque de queda y otras medidas de distanciamiento han sido efectivas, cuán efectivas han sido y hasta cuándo extenderlas? Las pruebas de diagnóstico nos permiten también evaluar la distribución geográfica de la infección, la identificación de focos de contagio y poblaciones vulnerables. 

Desde el punto de vista médico, el beneficio más importante es que permite determinar quién está infectado para entonces proceder a ponerlo en cuarentena. Además, nos permite rastrear todos los contactos del paciente para entonces ponerlos en cuarentena y practicarles también ese examen a sus contactos.  

Otros beneficios secundarios- pero muy importantes- de la administración de las pruebas es que los remanentes de las muestras obtenidas de los pacientes podrían también usarse para el estudio de las mutaciones y otras características genéticas que vaya adquiriendo el virus. Dichos resultados podrían proveer información valiosa para el diseño de vacunas y para ayudar a predecir y manejar futuros brotes.

Entre las ideas traídas por algunos miembros del panel, está la realización de pruebas radiológicas, en particular el CT scan de tórax, como método de diagnóstico de Covid-19 y para el cernimiento de la población. De mis conversaciones con médicos entendidos en el tema, el CT scan solo confirma que hay una pulmonía típicamente asociada al coronavirus, pero su uso no sustituye una prueba de sangre, ya que no ayuda a entender la transmisión y distribución del virus entre los asintomáticos.

En lugar de estar debatiendo si la prueba de sangre o swab es necesaria o beneficiosa para un paciente cuando ya está en la etapa de crisis pulmonar, deberíamos estar exigiendo que se nos explique exactamente por qué se han realizado menos de 40 pruebas en Puerto Rico. ¿Por qué hace varios días vienen diciendo que hay 19 resultados pendientes cuando el resultado de la prueba debe estar listo en 24 horas?  ¿Por qué la demora, cuando el estado de Nebraska, que tiene la mitad de la población de Puerto Rico, realiza 200 pruebas al día? ¿Cómo es que en Panamá se han realizado 1073 pruebas (94% de ellas negativas), y van a adquirir 50,000 pruebas adicionales?  ¿Cómo es que conocemos más sobre la disponibilidad de pruebas y de los planes de tamizaje de Panamá que lo que sabemos de nuestro país? Nos preguntamos también si los laboratorios privados que se han comprometido a hacer disponible la prueba han recibido toda la ayuda necesaria para implementarla en sus facilidades.

No debemos olvidar la importancia crítica que tuvo y sigue teniendo la prueba para la detección del virus de immunodeficiencia humana (VIH) en sangre. Nunca sabremos cuántas vidas se salvaron con tan solo hacerse disponible la prueba que permitió la detección del virus en individuos y los bancos de sangre. Hoy dicha prueba es la herramienta más poderosa en la detección de nuevas infecciones y en la evaluación de la efectividad de programas de educación y prevención. Por eso la importancia de la prueba para el coronavirus no debe de estar en entredicho. La prueba debiera estar disponible a pacientes y médicos para fines de diagnóstico y de vigilancia.

Tags: