Banner PR-SPAN

Actualizaciones de política pública científica con impacto en Puerto Rico y herramientas para que los científicos puedan participar.

PR-SPAN Blog   |   Sobre el Blog   |   Únete   |   PR-SPAN Blog RSS


Llamado a acciones climáticas en Puerto Rico

Imagen de Isabel Katsí Parés-Ramos

Esta es la segunda parte de una serie de dos artículos.

Recientemente murió Wallace Broecker, uno de los primeros científicos en declarar que las acciones humanas contaminantes causan cambios climáticos. En 1975, Broecker acogió el término “calentamiento global", y demostró que las altas emisiones de dióxido de carbono (CO2) por el uso de combustibles fósiles aumentan la temperatura terrestre.

Puerto Rico es vulnerable al calentamiento global, causante de sequías extremas y huracanes intensos. Científicos locales e internacionales así lo concluyen en el capítulo del Caribe de la Cuarta Evaluación Nacional del Clima (NCA4, por sus siglas en inglés). A casi 50 años de que Broecker alertara sobre la necesidad de mitigar el calentamiento global, el cambio climático no es un tema al que se le da suficiente prioridad en el espacio político en Puerto Rico. Esto debe cambiar.

Costos de la inacción vs inversión en adaptación

Irma y María dejaron $141 mil millones en pérdidas, miles de muertos y consecuencias impensables. Considerando el alto costo humano y económico de estos eventos climáticos, resulta más efectivo invertir en infraestructura pública capaz de resistirlos y capacitar comunidades en el manejo de riesgos. Actualmente, tenemos la oportunidad de utilizar los fondos federales de recuperación en proyectos que resulten en sistemas de energía, agua y transporte eficientes, resilientes y autónomos.

Empecemos por descentralizar el sistema eléctrico y eliminar la dependencia de millones de personas a pocos puntos de generación y de distribución de energía que funcionan con combustible importado. Esto se lograría estableciendo proyectos de energía solar y de viento en múltiples partes de la isla para mejorar la accesibilidad a este recurso vital. Recordemos lo difícil y costoso que es adquirir combustible cuando los puertos y aeropuertos están inoperantes.

Invertir en resiliencia es más productivo que pagar por las consecuencias de no hacerlo. Según el NCA4, Estados Unidos podría perder el 10% de su producto interno bruto a consecuencia del cambio climático, el doble de lo registrado durante la Gran Depresión. Recientemente, demócratas progresistas desarrollaron un ambicioso plan para atender el cambio climático y la crisis financiera conjuntamente. El Green New Deal impulsa la descarbonización de la economía en diez años. En arroz y habichuelas, busca erradicar los combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero con inversiones en tecnologías limpias, como paneles solares y vehículos eléctricos.

Hay estados que tomaron la delantera desarrollando políticas públicas igual de ambiciosas. Por ejemplo, California obtiene 29% de su energía de fuentes renovables gracias a leyes estatales pro-eficiencia energética. Hace diez años, sólo producía 11% de su energía de forma renovable y pretende generar 100% de la electricidad sin combustibles fósiles al 2045. Otra ley promueve los vehículos eléctricos y prohibirá la venta de vehículos de gasolina y diésel al 2040 para eliminar las emisiones de CO2. Considerando que California tiene casi 40 millones de habitantes, estas políticas pueden transformar la vida y la economía del país rápidamente. Moraleja: para atender los grandes retos del cambio climático hay que diseñar estrategias ambiciosas si queremos lograr resultados contundentes. Radical sería hacer menos y preservar el status quo que nos mantiene vulnerables y a merced del cambio climático.  

¿Un acuerdo verde para Puerto Rico?

El país aún no define ni cómo, ni cuándo, ni por dónde empezar a enfrentar el cambio climático. En veremos están las propuestas del Proyecto del Senado 773, el cual busca establecer la política pública en torno al cambio climático y propone medidas como la generación del 40% de la energía de fuentes renovables al 2023 y la reducción de gases de efecto invernadero. Puerto Rico genera 2% de su energía de fuentes renovables, pero expertos aseguran que el 90% de las casas pueden energizarse con el sol. Tenemos los recursos naturales para lograrlo, hace falta visión y voluntad política. Mientras tanto, la Cámara de Representantes aprobó una resolución para crear una comisión para el estudio del cambio climático cuando existen estudios, como el NCA4 con la ciencia más actualizada y recomendaciones de adaptación y mitigación, disponibles para informar la toma de decisiones.

Nuestros líderes deben atender con premura el asunto y evitar que estas propuestas queden en nada, como las anteriores leyes sobre cambio climático aprobadas y derogadas en los pasados 15 años (62 medidas exactamente). Para ser resilientes hay que planificar a largo plazo y trabajar en equipo. Si mejoramos la colaboración entre el gobierno, la industria privada, organizaciones comunitarias y la comunidad científica para idear, financiar e implementar acciones resilientes podemos lograrlo. Todos tenemos la responsabilidad de aportar si queremos prosperar en esta nueva y calurosa realidad climática.

Este artículo fue publicado en El Nuevo Dia como parte de una colaboración con CienciaPR.

--

Esta es la segunda parte de una serie, la primera fue publicada el domingo, 10 de marzo de 2019. Isabel Parés es científica ambiental, geógrafa e investigadora independiente. Colabora con el Centro Climático del Caribe para la Agricultura y Silvicultura Tropical del USDA, fue parte del grupo de autores del capítulo del Caribe de la Cuarta Evaluación Nacional del Clima (NCA4). Es embajadora del Puerto Rico Science Policy Action Network (PR-SPAN) y Ciencia Puerto Rico.

Tags: