Boricua investiga ciudad de roca en el desierto

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Pedro Bosque Pérez
El arqueólogo boricua Carlos Santiago Marrero investiga en Petra, antigua capital del imperio Nabateo, que abarcó parte de Arabia Saudí, Israel, Siria, la península del Sinaí en Egipto y casi toda Jordania. (Suministrada / Carlos Santiago Marrero)

Un curso electivo en la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras llevó años después a Carlos G. Santiago Marrero a Petra, una de las siete maravillas actuales del mundo, y capital del imperio Nabateo, que hace más de 2,000 mil años abarcó parte de Arabia Saudí, Israel, Siria, la península del Sinaí en Egipto y casi la totalidad de Jordania.

“Comencé en la UPR en el programa de Historia de Europa. Luego de tomar una clase de arqueología como electiva me di cuenta que eso era lo que buscaba y que la arqueología podía saciar el interés que sentía hacia el pasado, en especial el Medio Oriente. De esa forma termine mi bachillerato en historia con una segunda concentración en antropología”, recuerda Santiago Marrero.

Este bayamonés criado en Dorado participa en este momento en una expedición arqueológica internacional en Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, “pero es en Jordania donde más me desenvuelvo”. 

Región del Levante

“Actualmente mi campo de trabajo es la arqueología del Medio Oriente en la región del Levante (Jordania, Israel, Líbano, Siria, Palestina y parte de Turquía)”, relata el arqueólogo, que ha trabajado también en Puerto Rico, México, República Dominicana, Estados Unidos e Israel. 

“Me he movido mucho y durante mi preparación tuve la oportunidad de participar, trabajar y colaborar con varias instituciones, como: El Colegio de la Frontera Sur, laUniversidad de Yale, la Universidad de ChicagoNorth Carolina State University,East Carolina UniversityAndrews UniversityThe Oriental InstituteThe American Schools of Oriental ResearchAmerican Center of Oriental Research, elDepartamento de Antigüedades de Jordania y el Instituto de Cultura Puertorriqueña”. 

“En Jordania trabajo los veranos en la ciudad de Petra, en donde desde el 2012 formo parte de un equipo de arqueólogos de las universidades de North Carolina State (NCS) y East Carolina University (ECU) en un proyecto llamado Petra North Ridge Project. Llegue allí por medio de una invitación personal por parte de uno de los directores, luego me ofrecieron el puesto de supervisor de excavaciones en las áreas domésticas y en las tumbas pertenecientes a la clase baja que habitó la ciudad en la antigüedad”,afirma Santiago Marrero.

“Petra es una de las siete maravillas del mundo y en el pasado fue la capital del reino Nabateo, una cultura inicialmente compuesta por nómadas. En el siglo IV antes de Cristo, gracias al control de las rutas de caravanas que llevaban incienso y mirra entre otros bienes, se hicieron sumamente ricos. Ya para el siglo I habían dominado la región formando un reino que abarcaba parte de Arabia Saudí, Israel, Siria, la península del Sinaí en Egipto y casi la totalidad de Jordania. Finalmente fueron anexados por el Imperio Romano en el año 106 después de Cristo (o era actual). Luego comenzó su decadencia en la región a partir del siglo II. Esta cultura es sumamente importante. De su lenguaje y escritura se deriva la lengua árabe, entre otros aspectos que aún resuenan en el mundo árabe moderno”.

¿En qué consiste su trabajo?

 

 

“Mi trabajo consiste en supervisar y dirigir las excavaciones en un área determinada. Mi tarea principal es enseñarles a los estudiantes de NCS y ECU cómo se realiza una excavación arqueológica. En el proceso les enseño otras tareas relacionadas, como el dibujo arqueológico, extracción de muestras de carbono 14, documentación tanto de estructuras como de restos humanos, entre otras cosas. También brindo apoyo en otras áreas como el inventario y documentación de las piezas arqueológicas y  la logística en las zonas de excavación. El propósito de estas excavaciones es entender como fue el proceso de anexión del reino nabateo al imperio romano, conocer cómo vivían las personas de clase baja en la ciudad y cuáles fueron las prácticas mortuorias”. 

Logros grupales y personales

“Como parte del equipo hemos podido documentar y esclarecer varios eventos históricos, como el proceso de anexión del reino nabateo al imperio romano en el año 106 después de Cristo, y establecer secuencias cronológicas inexistentes en la cerámica nabatea, que podrían ayudar a establecer fechas relativas de los contextos en los que ésta aparece, además de establecer y ampliar las rutas de comercio en la antigüedad. Personalmente uno de los hallazgos más importantes que realice fue la documentación de uno de los enterramientos más antiguos encontrado perteneciente a esta cultura (siglo III antes de Cristo) en excelente estado de preservación y sin alterar. Esto nos permito poder inferir varias respuestas en cuanto a la utilización y propósito de muchos objetos cuyo uso era desconocido, además de prácticas mortuorias no se habían registrado anteriormente”.

Cultivo en el desierto

“Actualmente me encuentro desarrollando un proyecto de investigación para escuela graduada. El mismo consiste en estudiar la relación centro periferia, entre la ciudad de Petra y los puestos de caravanas que se encuentran a su alrededor. Mi intención a corto plazo es estudiar los puestos de caravanas y su posible participación en la producción agrícola en zonas alrededor de la ciudad y establecer su relación con centros de procesamiento de alimentos encontrados dentro de la ciudad. En el proceso pretendo estudiar las relaciones entre las clases sociales, división del trabajo, y más importante aún, como se modificó el paisaje para lograr cultivar el desierto. A largo plazo espero utilizar los resultados obtenidos para desarrollar un plan de manejo en la zona que permita reproducir las antiguas técnicas de cultivo y de esa forma crear un sistema de cultivo viable, accesible y de bajo costo para los habitantes de bajos recursos en la región, los llamados beduinos”, afirma Santiago Marrero.

Proyecto futuro

 

 

“En un futuro me encantaría trabajar en un yacimiento arqueológico en Arabia Saudí llamado Mada'in Saleh, que en el pasado fue la segunda ciudad más importante en el reino después de Petra. Este lugar llego a ser la capital del reino en un periodo en el que los nabateos estaban en conflicto con los romanos. El sitio ha estudiado muy poco, por lo cual sería interesante ver si allí también se gestaron relaciones y dinámicas parecidas a las de Petra en Jordania”, explica el arqueólogo.

Inspiración en su vida

“En el hogar sin duda mi madre, Gisela I. Marrero Braña y su apoyo incondicional, la cual me ha enseñado que si quieres algo hay que lucharlo y sudarlo. En la academia a la arqueóloga Madeliz Gutiérrez quien me llevó por primera vez al Medio Oriente, y quien me enseñó y guio en el proceso de investigación y publicación. Otra persona sumamente importante es el arqueólogo Reniel Rodríguez, que siempre me ha brindado su apoyo en los momentos difíciles”, expresa Santiago Marrero.

Insta a estudiar en Puerto Rico

“A las personas que quieran comenzar en este campo les recomiendo el  Departamento de Antropología de la Universidad de Puerto Rico. Sin duda el lugar idóneo para comenzar a desarrollar una base en arqueología de donde partir. Más ahora que existen muchos recursos para los estudiantes en cuanto a personal docente y materiales. A nivel graduado se puede estudiar una maestría en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Lamentablemente el área del Medio Oriente no se puede estudiar directamente en Puerto Rico. El Medio Oriente es una área muy competitiva y muy difícil de estudiar en la Isla considerando las limitaciones que existen en Puerto Rico para estudiar esta zona. Pero con esfuerzo y sobre todo determinación se puede lograr”, exhorta el investigador.

Destrozos al patrimonio de la humanidad

“Sin lugar a dudas la crisis por la que pasan países como Siria e Iraq son mi mayor preocupación no solo por mi trabajo si no por las personas que conozco en la región.Conozco arqueólogos que  tuvieron que abandonar sus proyectos en estos países por razones de seguridad. Es triste ver como trabajos de más de 30 años terminan destruidos por la guerra civil  y los grupos terroristas en Siria e Iraq. Jordania comparte frontera con ambos países por lo cual su situación es una de alto riesgo debido a que los conflictos vecinos crean inestabilidad en el país”, lamenta el arqueólogo.

Galardones

 

 

“Nuestro grupo de trabajo en Petra fue galardonado y auspiciado con una de las sumas más altas otorgada por el National Endowment for the Humanities, uno de los más grandes auspiciadores en el campo de las humanidades. Por otro lado, nuestro trabajo ha sido publicado en una de las ediciones de la revista de arqueología internacional “Archaeology Magazine”. También he recibido becas o auspicios por la UNESCO, la Embajada Española en República Dominicana y el Instituto de Cultura Puertorriqueña”, concluye Santiago Marrero.

¿Eres o conoces a algún científico boricua destacado fuera de Puerto Rico? Tu historia podría salir publicada en esta sección. Escribe a ciencia@elnuevodia.com o a pedro.bosque@gfrmedia.com

Tags: 

Categorías de Contenido: