Boricua lidera batallón médico de más de 400 soldados

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Gerardo E. Alvarado León
El sargento mayor Daniel Santiago Alonso es el encargado de un batallón de más de 400 soldados con diversas especialidades médicas. (Suministrada)

La ciencia cautivó a Daniel A. Santiago Alonso desde pequeño. Siempre quiso trabajar en la medicina y ayudar al prójimo. No es de extrañar, por lo tanto, que hoy, a sus 42 años, sea el encargado de un batallón de más de 400 soldados con diversas especialidades médicas.

Específicamente, Santiago Alonso, nacido en Ponce y criado en Guánica, se desempeña como sargento mayor de operaciones de un batallón multifuncional médico en Fort Hood, Texas. 

“Mi rol es encargarme de todas las operaciones de batallón con respecto a su entrenamiento, misiones y personal”, dijo, tras contar que su graduación de la Academia de Sargentos Mayores del Ejército de los Estados Unidos, ubicada en Fort Bliss, Texas, fue en junio pasado.

“Acabo de graduarme, obteniendo así una promoción al rango enlistado más alto del Ejército, el rango de sargento mayor. Ese es un logro que solamente alcanza el 1% de los solados en el servicio”, destacó. 

Santiago Alonso tiene un bachillerato en premédica de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, y una maestría en salud ocupacional y seguridad, con especialidad en manejo ambiental, de la Columbia Southern University, en Alabama. Además, está certificado como técnico de laboratorio clínico por la Sociedad Americana de Patología Clínica, y como investigador científico, instructor de hematología y banco de sangre, supervisor de laboratorio, asesor y consultor de laboratorio, y supervisor de operaciones del comando de investigación médica del Ejército.

“Desde pequeño, la ciencia siempre fue la materia que más me gustó. Siempre me gustó participar en ferias científicas de la escuela y noté que tenía un don para la ciencia”, señaló Santiago Alonso, quien anteriormente se desempeñó como asesor y consultor de más de 10 laboratorios militares ubicados en Alemania, Bélgica e Italia, entre otros países europeos. También fungió como investigador científico en el Walter Reed Army Institute of Research, en Maryland.

“Trabajé, además, como instructor de hematología y banco de sangre en la Escuela de Laboratorio Clínico del Ejército de los Estados Unidos. Enseñé a más de 500 nuevos técnicos de laboratorio en el campo de la hematología y banco de sangre. He aportado mucho al campo de la ciencia, especialmente a la rama del laboratorio clínico”, afirmó, al destacar que ha publicado varios artículos http://www.kaiserslauternamerican.com/national-laboratory-week  y http://www.kaiserslauternamerican.com/lrmc-lab-sleuths-recognized-by-national-laboratory-week, al respecto. 

Santiago Alonso indicó que espera retirarse del Ejército dentro de cuatro años, para luego dedicarse a trabajar como tecnólogo médico en un laboratorio civil. “Me visualizo mudándome de nuevo a Puerto Rico y seguir trabajando en el campo de la ciencia”, concluyó.

Tags: 

Categorías de Contenido: