Coquíes en riesgo de extinción a causa del cambio climático

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Laura M. Quintero
El Coquí de la montaña es una de las 14 especies que permanecen. (Suministrada/ Proyecto Coquí)

El efecto del cambio climático en Puerto Rico es una realidad ignorada, que si no se atiende a tiempo podría impactar a las especies más emblemáticas y vulnerables del País: los coquíes. 

Ya tres de las 17 especies se han extinguido debido a las cambios de temperaturas, que han favorecido la pérdida de su hábitat y la propagación del hongo Bd. Mas, según el biólogo Rafael Joglar, si no se toman las debidas medidas de mitigación, el cambio climático amenaza con la extinción de otras 11 especies de coquíes en Puerto Rico, lo cual tendría un efecto devastador en el ecosistema.

El Coquí de la montaña es una de las 14 especies que permanecen. (Suministrada/ Proyecto Coquí)

"Son especies exclusivas, únicas de nosotros. Si Puerto Rico las pierde, las pierde el mundo. Es la responsabilidad nuestra de protegerlas, no de más nadie", comentó el profesor de biología, quien junto a su esposa, la doctora Patricia Burrowes, se ha dedicado al estudio de los coquíes en la Isla.

El efecto de perder estas especies sería devastador para el ecosistema. "Si desaparecen, estamos removiendo una pieza bien importante en las redes alimentarias en el Caribe y Puerto Rico. No tenemos animales nocturnos que coman insectos dentro de la noche. Entre otras cosas, va haber mayor dengue porque no hay quién te coma los mosquitos" explicó Joglar.

El doctor en herpetología explicó que el problema de los cambios de temperatura se hace más evidente en los anfibios, que dependen de las temperaturas y las lluvias para sobrevivir, pero más allá de eso, el hongo Bd (Batrachochytrium dendrobatidis), reportado por Burrowes en 2004, es el causante de las muertes. "El cambio climático acentúa más el poder destructivo de ese hongo", resumió.

Campaña Save El Coquí

Precisamente, para evitar que llegue el momento en que la noche transcurra sin el canto del coquí, y que Puerto Rico siga viviendo enajenado de la crisis ambiental que se avecina, un grupo de científicos, religiosos y funcionarios de gobierno se han unido a la campaña Save El Coquí, que impulsa la organización El Puente.

El verdadero propósito es pedir que el Gobierno de Puerto Rico y el gobierno federal de Estados Unidos tomen acción mediante legislación que limite la emisión de gases que producen el efecto invernadero; que se proteja a las costas de la erosión y se creen reservas naturales para proteger un mayor por ciento de los terrenos.

"Si el coquí desaparece, vamos a desaparecer nosotros en términos de la vida como la conocemos en Puerto Rico. El pueblo no ha reconocido la gravedad del problema. No hay derecho más fundamental que el de vivir en una tierra sana", mencionó el Presidente de El Puente, Luis Garden Acosta.

Los reclamos se basan en el estudio del Consejo de Cambio Climático en Puerto Rico que demuestra que está provocando la erosión de hasta un metro por año en algunas costas de Puerto Rico. Esto debido al calentamiento y crecimiento de los océanos, así como las condiciones climáticas extremas.

"Ya no es cuestión de si las costas de Puerto Rico y muchas ciudades portuarias en el Caribe se inundarán o no, sino más bien se trata de un cuestionamiento  sobre cuándo y hasta qué medida", comentó el Director del PRCC, Julio Morell.

El cambio climático, que ha provocado el calentamiento de océanos y la erosión de las costas, es inminente, pero mitigable. "Tenemos que comenzar a reforestar a Puerto Rico seriamente. Tenemos que revertir los daños que hemos hecho al destruir la naturaleza y la biodiversidad. Hay que hacer cambios en toda nuestra forma de ser y nuestra conducta", opinó Joglar.

Tags: 

Categorías de Contenido: