Empresa local crea plataforma educativa

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Rut N. Tellado Domenech
Juan Martínez y Ovidio Hernández, presidente y vicepresidente de Require Puerto Rico, conversan en la empresa con la educadora Irene Ruiz y con la editora Alma Sánchez. (Teresa Canino)

Con una plantilla compuesta por ingenieros, programadores, técnicos de infraestructura, artistas gráficos, editores y especialistas en currículos académicos, una empresa puertorriqueña se encamina a lanzar al mercado una plataforma digital que facilite el proceso de enseñanza a los maestros y convierta el aprendizaje en una actividad divertida.

“Identificamos la necesidad de material educativo para complementar el que usa el maestro en el salón de clases o el padre para repasar destrezas”, detalló Juan Martínez, presidente de la compañía Require Puerto Rico, acerca de la plataforma Genial Skills.

Esta consiste de un programado creado y desarrollado en la Isla por Require Puerto Rico como un colorido videojuego, en que los protagonistas de una historia de ciencia ficción llevan de la mano al estudiante por las distintas destrezas de inglés, español y matemáticas correspondientes al grado que cursa. El alumno puede verse en el juego, ya que la plataforma le permite crear su propio personaje o “avatar”, explicó Martínez.

Los personajes, cuyo estilo de animación se asemeja a los populares “anime” de Japón, se desenvuelven en distintas ciudades. El mapa de cada ciudad tiene distintas áreas que representan cada destreza de la materia. Una vez el niño o joven elige la destreza, puede repasar definiciones y conceptos, realizar ejercicios de práctica y pruebas. Según su puntuación en los exámenes, el alumno puede ganar gemas o puntos que le permiten acceder a nuevos vídeos o ropa y accesorios para su avatar, agregó.

“Lo que queremos a través de esa historia ficticia es que el estudiante se estimule a trabajar cada una de las lecciones”, apuntó Martha Fortier, especialista en currículo de la empresa. Resaltó que la plataforma interactiva está alineada a las normativas del Departamento de Educación y busca llenar un vacío en el mercado de tecnología y material educativo “pertinente al estudiante puertorriqueño en términos de su idiosincrasia y vocabulario”.

“Todo lo que se ve ahí fue hecho por nosotros”, apuntó Martínez durante una demostración de la plataforma, que cuenta con subtítulos para beneficio de la comunidad audioimpedida, opera en los sistemas operativos Android y Windows y puede utilizarse tanto en computadora como de manera táctil en tabletas.

Require Puerto Rico, que tiene cinco años de experiencia en la investigación y desarrollo de tecnologías y productos para el mercado educativo y plataformas digitales de servicios, también elabora cuadernos para estudiantes y guías para maestros, de primero a duodécimo grado, para las materias de inglés, español y matemáticas, que son parte de Genial Skills.

Todo ese material educativo proviene de una base de datos, que la empresa llama “base central de conocimiento”, que educadores elaboran y actualizan continuamente y donde estarán almacenadas todas las destrezas por materia y por grado, con el propósito de usarlas para elaborar los distintos productos educativos, dijo Martínez.

Una característica de Genial Skills que resaltan sus creadores y que, de acuerdo con Fortier, separa al producto de sus competidores, es que “el material está trabajado bajo los cuatro niveles de pensamiento de Norman Webb, que es un científico educador de la Universidad de Chicago”. Esos cuatro niveles son: memoria, procesamiento, estratégico y creación. En conjunto, deben cumplir el objetivo de que el alumno aprenda y desarrolle pensamiento crítico.

Al momento, la empresa ha invertido al menos $300,000 en estos productos, elaborados por 25 empleados a tiempo completo y otros 20 colaboradores académicos, que trabajan por servicios profesionales y están especializados en los distintos grados y materias escolares.

Tanto la animación y las voces del juego, como la impresión de los libros y la elaboración de los DVD donde están los programados fueron hechos en la Isla, resaltó el presidente de Require Puerto Rico, empresa cuyas oficinas ocupan unos 1,500 pies cuadrados en el parque industrial Los Frailes, en Guaynabo. La impresión fue trabajada por una imprenta local, indicó.

Las metas

Martínez informó que la meta es lanzar Genial Skills al mercado durante el primer semestre del año que viene. “La mejor época para salir es entre febrero y marzo porque las escuelas en esa etapa empiezan a comprar. Estamos planificando tener para esa fecha todos nuestros productos”, aseguró. En total, serían tres DVD e igual número de cuadernos para alumnos y manuales para maestros por grado.

La empresa se propone vender $350,000 en productos durante el primer año de Genial Skills en el mercado, sostuvo Martínez.

Los productos son dirigidos tanto a escuelas privadas como planteles públicos, padres que brindan educación en el hogar (“homeschooling”) o que desean reforzar ciertas destrezas en sus hijos después de clases, dijo el ejecutivo. También puede resultar de utilidad para centros de tutorías y bibliotecas electrónicas.

“‘Homeschoolers’ ya han utilizado nuestros productos para el nivel elemental porque les han gustado y nos llaman”, añadió Ovidio Hernández, vicepresidente de la empresa. Esto se debe a que ha presentado Genial Skills ante grupos focales y convenciones del sector de la educación y ha tenido gran acogida en ese público, dijo.

En el caso de los manuales de alumnos y guías de maestros, cada uno consta de 20 lecciones. “Tiene la lección sugerida, actividades de práctica, evaluación y la guía del maestro tiene las claves con las respuestas. Con esto buscamos facilitar y acelerar el proceso”, apuntó la especialista en currículo.

Mientras, el programado tipo videojuego permite al alumno repetir los ejercicios de práctica –que no siempre aparecen en el mismo orden para evitar patrones-, al tiempo que provee para que el padre o maestro vea cuántas veces practicó el joven y en qué preguntas fue que más falló, para así saber las áreas quedebe reforzar.

“Los maestros y padres que han interactuado con el producto, de ellos hemos tenido una respuesta positiva, ya que es un producto que tiene todos los componentes necesarios para el proceso educativo”, sostuvo Ángel Cabán, director de programa de Require Puerto Rico. “Y nuestros precios están bien por debajo de la competencia. Lo hemos visto en demostraciones a ‘homeschoolers’”.

A futuro, la empresa pondera convertir su “base central de conocimiento” en una herramienta de interés para escuelas públicas y privadas, casas editoras y organizaciones que trabajen con materiales educativos.

Tags: 

Categorías de Contenido: