Mosquitos en Puerto Rico vectores de enfermedades

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Raúl A. Pérez-Rivera
El mosquito común puede propagar la Fiebre del Nilo y el parásito que causa elefantiasis. (SilvaKumar V K- India Nature Watch)

En un artículo anterior conversamos sobre el mosquito Aedes aegypti. Indicamos que este era el vector o el insecto que transmitía de una persona a otras enfermedades como el dengue, chikungunya y el zika.

También indicamos que este mosquito era el vector o el que transmitía la fiebre amarilla. La fiebre amarilla es otra enfermedad viral, en donde la persona que la contrae experimenta altas fiebres y se pone amarillenta (ictericia) y de aquí es que proviene el nombre común de la enfermedad. Afortunadamente, no tenemos dicha enfermedad en Puerto Rico. Además existe ya una vacuna que puede protegernos.

Posiblemente, el mosquito que sigue en abundancia al Aedes aegypti en Puerto Rico, es el llamado mosquito común (Culex quinquefasciatus). Este presenta una amplia distribución que incluye Centroamérica, Estados Unidos y las Antillas.

Dicho mosquito es el vector de la llamada filariasis linfática o elefantiasis (Wuchereria bancrofti). El parásito se desarrolla en los vasos linfáticos de su huésped (de la persona infectada), causando obstrucción del drenaje linfático. La acumulación de líquidos causa un enorme engrosamiento particularmente en las piernas, lo que la gente ha asociado con la “pata de un elefante” y es de donde la enfermedad toma su nombre común.

Elephantiasis Wikipedia

El parásito que el Mosquito Común deposita en el torrente sanguíneo de una persona obstruye su drenaje linfático lo que ocasiona un enorme engrosamiento, particularmente en las piernas, lo que la gente ha asociado con la “pata de un elefante”. (Wikipedia)

Esta enfermedad está presente, actualmente, tanto en Haití como en la vecina República Dominicana.

Culex además es el vector de otras temibles enfermedades como la fiebre del Nilo Occidental (VON). Esta enfermedad crece y se propaga en aves, como cuervos y patos. Como el mosquito común, pica tanto a humanos como animales, puede pasar la enfermedad de aves a mamíferos como caballos y humanos. Esta condición causa encefalitis (inflamación del cerebro).

Por lo general la enfermedad se manifiesta con dolor de cabeza, fiebre alta, rigidez en el cuello y en casos graves convulsiones, parálisis y en ocasiones la muerte. Las personas mayores de 50 años son las que tienen mayor riesgo de presentar los síntomas más graves.

La fiebre del Nilo Occidental llego a los Estados Unidos en el 1999. Como las aves migratorias pueden diseminar la infección entre zonas muy separadas, es muy probable que este padecimiento llegue (si es que no ha llegado) a Puerto Rico, a través de las aves migratorias que llegan a la isla desde Norteamérica.

Anopheles albimanus, es otra de las especies de mosquitos, que es común en Puerto Rico. El insecto también tiene una amplia distribución que incluye a Estados Unidos, todas las Antillas y alcanza a Suramérica. Este es otro mosquito que podemos encontrar comúnmente en áreas urbanas, y al igual que Aedes se reproduce en una amplia variedad de recipientes artificiales que acumulan agua, como gomas, latas, etc.

El insecto está activo al atardecer y durante la noche. Por lo general es el mosquito que encontramos activo, durante las noches en los alrededores de nuestras viviendas. Este mosquito es el vector de la malaria. Afortunadamente, la enfermedad fue erradicada de Puerto Rico. Sin embargo aún está presente en nuestra vecina República Dominicana.

Anopheles también se le responsabiliza de ser el vector de enfermedades virales. Cabe señalarse que este mosquito se ha hecho resistente a varios tipos de insecticida.

En síntesis, en Puerto Rico, contamos al menos con tres especies de mosquitos que son vectores de enfermedades peligrosas para los humanos. La única forma de controlarlos efectivamente es eliminando todo aquello que pueda ser una fuente para la reproducción de estos.

Hasta que la ciudadanía no ponga todo su esfuerzo en tratar de controlar a estos insectos, seguiremos sufriendo el embate de las enfermedades que hemos mencionado.

Hay que recordar que todos tenemos la obligación de ayudar a combatir esta y otras plagas que amenazan nuestra salud.

Tags: 

Categorías de Contenido: