Ojo a tratamientos contra el cáncer

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

por Zoan Dávila Roldán De: Diálogo La Asociación de Hematología y Oncología Médica de Puerto Rico, junto al Overseas Press Club (OPC) y la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO) , convocaron a periodistas de todos los medios a un taller titulado: “El Publico, los medios y el Cáncer”, como parte de una cruzada para educar y combatir la desinformación en cuanto a la enfermedad y sus posibles curas. El oncólogo y presidente del Comité Científico de la asociación, Fernando Cabanillas, quien tuvo a su haber la realización del taller, explicó a los periodistas la importancia de investigar a fondo los “remedios naturales” contra el cáncer que se presentan en los medios de comunicación día a día. Según el experto, “la mayoría de estos (remedio) son fraudulentos y le quitan la oportunidad a los pacientes de recibir un tratamiento adecuado a la enfermedad y al que sus cuerpos respondan positivamente”. En el afán de las personas por evitar la quimioterapia por considerarla peligrosa y encontrar un medicamento natural, muchos pacientes han muerto o se ha generado la afección de muchas personas que sucumben ante la desinformación que personas “inescrupulosas divulgan en los medios”. Por ejemplo, el galeno presentó el caso de una mujer que fue convencida de utilizar la vitamina C para combatir el cáncer, negándose a recibir quimioterapia, pues “doctores” le habían expresado que con este “remedio natural” sería curada. El tratamiento no tuvo resultado alguno, y su enfermedad empeoró. Finalmente, la mujer acudió a recibir quimioterapia, pero luego de haber sido afectada en demasía por el cáncer. Al mismo tiempo, Cabanillas explicó que el público deriva la mayor parte de sus conocimientos de la prensa, y que por esto cualquier información falsa que no haya sido investigada a fondo puede crear una percepción errónea respecto a la enfermedad o sus tratamientos. Asimismo, el doctor recalcó que “aún no existe ningún remedio natural efectivo contra el cáncer, a excepción de la Vincristina, la Doxorrubicina, la Daunorrubicina, la Vinblastina, el Taxotere y el Taxol, todos derivados de plantas, árboles o de hongos. Precisamente, estas drogas, conocidas como quimioterapia, son utilizadas por los oncólogos. En el taller se ofrecieron varias recomendaciones a los periodistas, a la hora de cubrir “nuevos descubrimientos”, las que a su vez incluimos al final de este artículo a fin de que sea de beneficio para todos: “Cuando cualquiera de los siguientes 10 puntos está presente se debe sospechar fuertemente que la persona no reúne los criterios de un científico serio: 1. El remedio es un curalotodo y no es aprobado por el FDA. Por ejemplo, si un remedio sirve para tratar todos los tipos de cáncer y a la misma vez también cura las piedras en los riñones, los quistes en los senos, la artritis y la eyaculación precoz, sospeche inmediatamente de la seriedad de tal declaración. 2. El uso del radio y otros medios de prensa y de comunicación para dar publicidad a sus productos, especialmente cuando tales personas o entidades manufacturan o venden sus propios 3. El uso persistente de la palabra más atractiva, la palabra tratamiento “natural”. 4. Reclaman que los médicos convencionales les atacan porque son parte de la clase dirigente, el “establishment” y ellos son "antiestablishment". Reclaman que personajes históricos prominentes como Galileo fueron víctimas del "establishment". 5. Frecuentemente atacan a los médicos acusándolos de ignorantes. También atacan a las compañías farmacéuticas. 6. Proponen dietas o productos nutricionales que no tienen base científica y, por ejemplo, llegan hasta el extremo de proponer una 7. El elemento de la religión es muy prominente en el alegado tratamiento. Al finalizar sus recomendaciones a un paciente, siempre dicen “Que Dios te bendiga”. Algunos inclusive reclaman que sus remedios no son científicos pero son derivados de la Biblia. 8. Usan términos científicos pero los utilizan mal. El uso de estos términos es atractivo para los pacientes pues piensan que la persona es un científico erudito. 9. No citan directamente estudios científicos ni datos tampoco. Por ejemplo no dan estadísticas en cuanto al porcentaje de pacientes que se curan con sus remedios. Tampoco escriben artículos científicos en revistas científicas prestigiosas 10. Insertan una barrera entre el reportero y el “cientίfico” usando una jerga pseudocientifica difίcil de entender para personas sin un trasfondo cientίfico” Entre los nuevos tratamientos considerados fraudulentos por la Asociación de Hematología y Oncología Médica, está el Agua evolv, la homeopatía, el jugo Goji, la Aromaterapia, y el Reiki entre otros.