Cada mes resaltamos el trabajo de un miembro de CienciaPR que se ha distinguido por su trabajo o discutimos un tema de interés y relevancia para nuestra comunidad.

Las cotorras de Don Tony Rodríguez

Imagen de Ana Teresa Rodríguez
Don Tony Rodríguez Vidal / Foto suministrada por Ana Teresa Rodríguez

Apuesto una mallorca con azúcar de La Bombonera a que si usted le pregunta a alguien el nombre de un animal autóctono de Puerto Rico, la cotorra puertorriqueña (Amazona vittata) será una respuesta común. Uno de los primeros científicos responsables de que la gente conozca los detalles de esta ave y se preocupe por su posible erradicación del planeta, fue mi abuelo, Don José A. Rodríguez Vidal (Don Tony; 1925-2009).

Nació el 9 de enero de 1925 en Mayagüez, Puerto Rico y estudió agronomía en la Universidad de Puerto Rico Recinto de Mayagüez. Don Tony comenzó su carrera trabajando como maestro de agricultura vocacional en el Barrio Garrochales de Arecibo y, en 1949, se trasladó a dar clases al Barrio Bayaney en Hatillo como maestro de agricultura a estudiantes de sexto, séptimo y octavo grado. Trabajó también en Arecibo en el Barrio Bajadero como maestro de la misma materia.

Durante su tiempo como estudiante universitario, tomó la mayoría de los cursos de biología, lo que le permitió dedicarse a la enseñanza de esa materia también. En las noches, trabajaba como maestro de biología de veteranos de la Segunda Guerra Mundial. 

En 1953 comenzó a trabajar como biólogo en la División de Bosques, Pesca y Vida Silvestre, lo que le permitió investigar y estudiar durante 3 meses las tórtolas que habitaban el Bosque Seco de Guánica y de la cual generó uno de los estudios más importantes sobre el ave. En el 1956, se le encomienda realizar un estudio sobre la Iguaca (cotorra puertorriqueña) en el Yunque. Realizar este abarcador estudio le tomó dos años y medio. El estudio de la cotorra fue uno de los más importantes trabajos que Don Tony realizara en su vida. Sus hallazgos retaron los paradigmas de la época sobre las poblaciones de cotorras y alertaron al País de que esta ave endémica estaba en peligro de extinción.

En el 2007, el Senado de Puerto Rico le hizo un homenaje a Don Tony por su ardua labor en favor de la conservación y protección de la cotorra puertorriqueña. Recuerdo que al llegar a su casa para felicitarlo, y de paso hacer una que otra broma política al respecto, me entregó un sobre manila que leía “Don Tony Rodz”. Al abrirlo, encontré un documento de mediados de los años cincuenta. Era su copia sobre el estudio que realizó durante su estadía en El Yunque, en donde advertía al gobierno federal, a lo que hoy conocemos como el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (FWS, por sus siglas en inglés), de la amenaza de extinción de la cotorra puertorriqueña, así como de la importancia de que se implementara un plan de conservación para salvarla. Don Tony llegó a estas conclusiones luego de estar internando en el Yunque por muchos meses, estudiando y analizando su hábitat.

  Don Tony Rodríguez con su familia / Foto suministrada por Ana Teresa Rodríguez

Don Tony Rodríguez con su familia

Recuerdo siempre bromearle con el hecho del cómo un agrónomo negro mayagüezano había convencido a los gringos que le enviasen al Yunque a observar un ave. A lo que él siempre respondía con una carcajada. A mi abuelo le gustaba mucho reír, y cuando hablaba sobre sus adoradas cotorras se le asomaban todos los dientes y se iluminaba su mirada, así como cuando un padre habla orgullosamente de sus hijo(a)s.

A don Tony le apasionaba hablar de muchas cosas, pero algo que realmente apreciaba era cuando los empleados del aviario o algún estudiante de biología se ponían en contacto con él para discutir algún aspecto del proceso de conservación de la cotorra puertorriqueña.  Si tenías la oportunidad de coincidir con estas citas, escuchabas de primera mano no solo los aspectos científicos de su estudio, si no todas esas anécdotas que se pueden tener cuando en plena década de los cincuenta te mudas al Yunque a perseguir cotorras. Entre éstas, la más que atesoro y comparto con el mismo amor y humildad con la que él la contaba es su relato de cómo se hizo  de un asistente de investigación.

Contaba mi abuelo que al llegar al Yunque, reconoció la gran cantidad de tiempo que le tomaría poder identificar los nidos de la cotorra puertorriqueña, por lo que optó de hacerse de un asistente poco peculiar. Amante de Sun Tzu y su “Arte de la Guerra”, se acomodó en lo que sería su hogar por los próximos meses, delineó su estrategia y bajó al cafetín del barrio. En ese lugar preguntó por el mejor cazador de cotorras, a lo que le recomendaron al “señor Carbonero”. Acto seguido, localizó al Carbonero y le preguntó cuánto cobraba por pichón atrapado. El señor Carbonero le dio su precio y mi abuelo lo contrató.

Eso sí, el trato consistía en que Carbonero, como ayudante de campo, llevaría a mi abuelo a los nidos de las cotorras, pero solo se encargarían de contar los pichones, no capturarlos. A su vez, le identificaría a otros cazadores con los cuales haría similar trato. Cuando le preguntaban a don Tony por qué quería asociarse con quienes, a todas luces, aportaban a la mengua de la cotorra puertorriqueña, mi abuelo muy calmadamente explicaba dos razones fundamentales: nadie era mejor que el señor Carbonero y sus aliados para poder identificar con facilidad la ubicación de las cotorras, e identificando al individuo con su entorno ayudaba a reeducarlos y redefinir sus funciones de cazador a conservador. Abuelito siempre agradeció en vida la encomiable labor de sus asistentes del barrio. Yo, como su nieta, reafirmo el orgullo y gratitud que él profesaba hacia un puñado de hombres que supieron sumar y hacerse eco de ese grito de alerta que una tarde empezó en nuestro bosque.

Aunque mi abuelo fue Director del Vivero de Árboles Forestales (posición que ocupó por 24 años), profesor de la Universidad de Sagrado Corazón, asesor del Departamento de Agricultura y Recursos Naturales, y un primerísimo escultor de talla en madera, nada alteró su compromiso para proteger a nuestra cotorra puertorriqueña.

Dedication Iguaca Aviary

Subsecretaria del Interior Lynn Scarlett le dedica las jaulas de vuelo del Aviario Iguaca a José Antonio Rodríguez Vidal durante su inauguración

Recientemente el país celebró, a más de 60 años que José Antonio “Tony” Rodríguez Vidal diera la primera voz de alerta ante la amenaza hacia la especie, el nacimiento de dos cotorras puertorriqueñas fuera del Aviario Iguaca, ubicado en el Yunque. El aviario lleva su nombre en honor a su gestión, y recordar la cara de mi abuelito cuando entró y vio a las cotorras volando a su alrededor, es recordar su sonrisa, voz y el brillo de su mirada. Reconocido por muchos como “El gran señor de los árboles”, Don José A. Rodríguez Vidal fue un incansable labrador de la cultura puertorriqueña, sus bosques y su amada cotorra.

Yo, junto a mi familia, celebramos doblemente este acontecimiento y aprovechamos para rendirle honor a quien en vida nos enseñó a amar incansablemente no solo a la cotorra puertorriqueña, sino también a la patria que la cobija. Gracias don Tony, por ser ejemplo de gallardía y tesón. Gracias por ese grito que inició en el 1950, un largo camino que hoy se agudiza con el nacimiento de dos nuevos nietos. 

Wilson J. González contribuyó para esta historia. 

Tags: 

Categorías de Contenido: