Banner Equipo Informa

Equipo Informa Home   |   About   |   Borinquena RSS

Nunca es tarde para trabajar por Puerto Rico y las ciencias: anécdota de voluntario

Imagen de Samuel L Díaz Muñoz
Samuel en el retiro de CienciaPR mostrando la monoestrellada que lo acompaña a todos sus laboratorios.

Dicen que las oportunidades favorecen a los preparados. Y yo sé que es cierto porque me llegó una oportunidad dorada para utilizar mi preparación como científico para beneficiar a Puerto Rico y no estaba preparado para aprovecharla.

Ciencia Puerto Rico nace en enero de 2006, de la visión de Daniel Colón Ramos y con la codificación de David Craig. Sólo dos meses después, me entero de la existencia del portal, por medio de un mensaje a la lista de correo electrónico de los boricuas en la Universidad de California, Berkeley. En ese momento llené mi perfil y regué la info a otros colegas que también estaban en escuela graduada en Estados Unidos. Durante ese primer año de CienciaPR conocí a Daniel en una fiesta en su apartamento en La Misión (el barrio latino de San Francisco, California). Una oportunidad dorada para envolverme en un proyecto innovador para Puerto Rico, verdad? Y yo…

…Co-quí…

Y es que tenía un obstáculo mental que fundamentalmente me impidió ver la oportunidad que tenía de frente: no concebía que una contribución para Puerto Rico pudiese ser hecha utilizando mi trabajo como científico. Yo no era médico, ni ingeniero. Yo no estudiaba biomedicina, ni tenía patentes. Yo estudiaba ciencia básica. Específicamente, la evolución del comportamiento social, que en la práctica era una investigación detallada de la vida sexual de unos monos bien chiquitos en los bosques de Panamá. Siempre supe que las investigaciones básicas tenían un valor para la ciencia y que eventualmente rendiría frutos para la sociedad, por más fundamentales y lejanas a la aplicación práctica de manera inmediata. Lo que no sabía era cómo podía utilizar esos conocimientos para contribuir a Puerto Rico hoy.

Ciencia Puerto Rico me dio la contestación. Me cambió la perspectiva.

Seguí pendiente a CienciaPR y poco a poco entendí el potencial que tenía esta comunidad que Daniel y otros voluntarios habían creado desde el principio. Me enseñó que puedo contribuir a Puerto Rico a través de mi ciencia utilizando los conocimientos y herramientas que había adquirido durante mis estudios.

Así que cuando vino la segunda oportunidad… ya estaba preparado.

En agosto del 2009 sale una convocatoria enviada por Wilson González Espada para el libro de Ciencia Boricua. En ese momento yo sí estaba listo y determinado a no perder una segunda oportunidad para colaborar con las ciencias y Puerto Rico. Así que postulé dos ensayos para ver si eran incluidos en el libro. En enero de 2010, ya para el cuarto año de la organización, me llegó un correo electrónico diciéndome que me habían aceptado estos dos ensayos y luego en el 2011 el libro fue publicado.

Pasó algo cuando yo tuve ese libro en mis manos de manera concreta: cuando escuché cuál era la reacción al libro en Puerto Rico; cuán rápido se vendió la primera impresión; cómo tuvo una gran acogida por los maestros de ciencia y lo estaban utilizando en el salón de clases; cómo los estudiantes de las escuelas de Puerto Rico leían mis ensayos y reaccionaban de manera crítica.

Esas experiencias me dejaron dejaron una gran impresión en mí. No había duda en mi mente que yo había puesto mi granito de arena en un proyecto que era bien importante y bien innovador. Y quería seguir, quería dar más.

Así que en mayo de 2011 le mandé un email a Daniel y le dije que quería envolverme y ayudar a CienciaPR de manera más fija.  Daniel me refiere a Greetchen Díaz Muñoz, quien para entonces era nuestra coordinadora de voluntarios, y empecé a trabajar el calendario de eventos.

Tan pronto comencé a trabajar el calendario, notamos un aumento en la participación en los eventos. Pero fue orgánico, sin mucha promoción o esfuerzo de mi parte. Era claro que había una necesidad de que existiera un recurso centralizado en donde se pudiera compartir y diseminar información acerca de eventos relacionados a las ciencias y Puerto Rico.

A través de los años he podido contribuir a otras iniciativas de CienciaPR. Entre otras, escribí una portada junto con nuestra vice directora y editora al mando, Mónica Feliú Mójer. También contribuí algunos artículos para los medios reseñando la ciencia boricua; ayudé a coordinar, con Greetchen, los juntes de microbiólogos en las reuniones anuales de la Sociedad para la Microbiología de Estados Unidos (ASM, por sus siglas en inglés); y participé en la redacción de un artículo que describe a CienciaPR y sus iniciativas en la revista científica de alto impacto PLoS Biology.

Pero mi principal enfoque ha sido buscar los recursos para ayudar a CienciaPR a crecer y desarrollarse de manera sustentable. Al principio de mi experiencia como voluntario, el equipo de CienciaPR, en particular la directora ejecutiva Giovanna Guerrero Medina, Mónica y Daniel, me dieron la oportunidad de utilizar mis destrezas en la redacción de propuestas para ayudar a la organización a elaborar su primera propuesta para fondos federales a la Fundación Nacional de Ciencias. Aunque esa primera propuesta no fue exitosa, se pudo utilizar de base para elaborar una propuesta exitosa a los Institutos Nacionales de la Salud, que hoy provee los fondos para el Yale Ciencia Academy.    

Ha sido un verdadero privilegio trabajar con CienciaPR y con todo el Equipo. Todos y cada uno de ellos son seres humanos excepcionales, con talento y pasión sin medida. Ellos me han enseñado que puedo contribuir a mi pueblo no importa donde yo esté y hacerlo a través de las ciencias, una de mis más grandes pasiones. Esta experiencia me ha transformado como persona, profesional y puertorriqueño.

Escribo estas líneas poco después del reciente encuentro de planificación estratégica con motivo del décimo aniversario de Ciencia Puerto Rico. Venimos vira’os para los próximos diez años, poniendo nuestra poderosa red científica al servicio del mejoramiento de la educación científica en Puerto Rico y en toda la patria extendida por el planeta Tierra.

No te pierdas la oportunidad como hice yo. Llena tu perfil, síguenos en las redes sociales, ofrécete como voluntario o dona para asegurarnos que los próximos diez años CienciaPR siga contribuyendo al crecimiento y desarrollo de Puerto Rico que tanto nos necesita ahora. ¡Nunca es tarde para contribuir a Puerto Rico a través de la ciencia!

Tags: