La UPR y la industria aeroespacial

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

Contribución de CienciaPR: 

No

Por: 

Sheilla N. Torres Nieves

La UPR y la industria aeroespacial

En los últimos años, la industria aeroespacial en la Isla ha logrado promover el crecimiento económico. La inserción de compañías como Infotech Aerospace Services, Honeywell y Lufthansa Technik, entre otras, ha generado empleos y nuevas oportunidades.

Hoy 12 de abril, Día Internacional de los Vuelos Espaciales, se conmemora el aniversario #56 del primer vuelo espacial tripulado. Como parte de la celebración, sugiero reflexionemos sobre lo que este evento realmente representa: el esfuerzo de todo un equipo y la colaboración exitosa entre distintos sectores (academia, gobierno, industria). Este vuelo representa, además, el fruto del trabajo por una meta común que no se limitó a realizar el primer vuelo espacial tripulado, si no a la creación de una industria alrededor de la exploración espacial. Es mi opinión que este ambiente colaborativo, que llevó al primer vuelo y al crecimiento de una nueva industria en la isla, es lo que debemos conmemorar hoy y, más aún, continuar emulándolo para fortalecer la industria aeroespacial en la Isla. 

Esta colaboración e integración es, precisamente, uno de nuestros objetivos en el Centro de Ingeniería Aeroespacial y Sistemas No Tripulados (CAUSE, por sus siglas en inglés) afiliado al Colegio de Ingeniería en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez. Desde enero de 2017 sirvo como directora de este centro y, puedo asegurar, que los esfuerzos van dirigidos a incitar la colaboración entre los distintos entes que componen la industria aeroespacial en la isla. Al igual que ocurrió para lograr el primer vuelo tripulado, es imperativo alinear esfuerzos, por parte de la academia, la industria privada y el gobierno, para seguir garantizando el éxito de esta industria en Puerto Rico. 

Parte de nuestra responsabilidad en la academia es entender la visión del sector privado para capacitar a nuestros estudiantes para laborar en la industria aeroespacial. Para lograr esto, miembros de la industria privada deben apoyar a la academia para fortalecer los currículos y mantener la educación a la par con las necesidades del mercado laboral. De igual forma, es imperativo que exista colaboración entre instituciones y centros universitarios, tomar ventaja de las fortalezas de cada uno y evitar duplicar esfuerzos. Después de todo, el fin común es maximizar el uso de recursos y fortalecer la industria en el País. 

En cuanto a creación de nuevo conocimiento, me consta que investigadores en distintas instituciones universitarias en la isla trabajan en temas relacionados a ingeniería y ciencias aeroespaciales. En la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, por ejemplo, realizamos investigación en áreas como aerodinámica, propulsión, materiales y estructuras, sistemas de control e integrados, sistemas de energía, radares y seguridad cibernética, entre otras áreas. Ciertamente, estos temas están alineados con las necesidades, actuales y futuras, de la industria aeroespacial.

En este día, los invito a emular la actitud de colaboración que llevó a completar el primer vuelo espacial tripulado. Todos debemos tener una meta común de asegurar que la industria aeroespacial sea una sólida, un motor para crear y, más importante aún, mantener el crecimiento económico en nuestro País.

 

Categorías de Contenido: