Enemigos invisibles los refrigerantes

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

PDF versionPDF version
Por Gloribel Delgado Esquilín / Especial para El Nuevo Día endi.com Los técnicos de refrigeración podrían convertirse en los nuevos ambientalistas de esta época. Así lo comentó Daniel Crespo, presidente Colegio de Técnicos de Refrigeración y Aire Acondicionando de Puerto Rico, Inc., quien se ha dedicado por los pasados años a explicar las consecuencias ambientales del mal manejo de los desperdicios tóxicos que generan los enseres electrodomésticos. Uno de sus intereses principales es que la ciudadania conozca las consecuencias nefastas de la disposición de los refrigerantes, que son las substancias que se utilizan para enfriar las neveras, fuentes de agua y aires acondicionados. "De estos contaminantes nadie habla", explicó Crespo sobre estos desperdicios peligrosos que contienen substancias tóxicas y flamables que pueden causar problemas al sistema nervioso y al sistema respiratorio, si se disponen incorrectamente. Para evitar esto, la Ley 416 del 2004 obliga a los técnicos de refrigeración a entregar una certificación a la hora de hacer algún tipo de mantenimiento, reparación, o instalación de este tipo de electrodoméstico. Según explicó Crespo, este documento asegura que el enser cumple con las disposiciones ambientales de rigor. De no entregarse dicha certificación, la ley autoriza al consumidor a retener el pago del servicio. Esta certificación está avalada por el Colegio de Técnico de Refrigeración y Aire Acondicionado de Puerto Rico, Inc. La falta de lugares donde disponer adecuadamente de enseres electrodomésticos es uno de los problemas identificados por la organización, que recomienda a la población que llame a su municipio o a la Autoridad de Deseperdicios Sólidos, para informarse sobre los servicios de recogido que ofrecen. Las neveras y los aires acondicionados se han convertido en un verdadero dolor de cabeza ambiental a la hora de llegar a los vertederos o centros de reciclaje. Según explicó el especialista, a muchos de estos enseres no se les extrae los refrigerantes antes de ser desechados. "Cuando compactan una nevera para vender su metal y no le sacan los refrigerantes que tienen en el gabinete, esa substancia se libera en su forma gaseosa y es peligrosa", apuntó Crespo. La liberación excesiva e inadecuada de estas substancias ha sido el principal motivo para que los principales naciones del mundo hayan creado acuerdos internacionales -el Protocolo de Montreal y el Protocolo de Kyoto- que intentan reducir la producción de estas y otras substancias que afectan el balance biológico del planeta. Según informó la entidad, no solo las neveras y aires acondicionados pueden causar daños ambientales a la hora de disponerlas, sino un sinnúmero de enseres electrónicos que abundan en los vertederos. "Aquí tenemos un problema grave en los vertederos. Sin embargo, solo se habla de los desperdicios peligrosos en los hospitales, no se habla de los desperdicios que generan los enseres eléctricos", dijo el técnico. Una de las opciones que presentó la organizacion a la Legislatura y a agencias gubernamentales ha sido la creación de una Planta de Residuos para Aparatos Eléctricos Electrónicos, similar a una existente en Cádiz, España. La idea es crear una planta que no solo disponga de los refrigerantes en neveras y aires acondicionados, sino de poder reciclar los desperdicios sólidos que generen productos como computadoras, estufas, lavadoras, lámparas fluorescentes. "Aquí tenenemos una gran oportunidad de crear una planta de reciclaje que genere empleos y maneje los contaminantes. Y lo mejor es que seríamos autosuficientes, porque todo este material que se recicla y se vende" , dijo el presidente de la organización al tiempo que comentó la posibilidad de hacer negocio con países en el Caribe y Latinoamérica. Para darle forma a esta iniciativa y demás medidas para reducir el calentamiento global, Crespo explicó estar esperanzado con que el Senado invite a la organización a ser parte del "Comité Interagencial para Establecer Política Pública que aporte al Proceso de Mitigación del Calentamiento Global" y compartir su peritaje con oficiales de la Junta de Calidad Ambiental y demás entidades designadas.