La prevención es clave, hoy y siempre

Este artículo es reproducido por CienciaPR con permiso de la fuente original.

PDF versionPDF version

Calificación: 

0

Contribución de CienciaPR: 

Este artículo es parte de una colaboración entre CienciaPR y el medio. Por ser contenido original generado por CienciaPR puede reproducirlo, siempre y cuando le de crédito al autor y a nuestra organización.
El riesgo del coronavirus sigue presente. Es urgente que adoptemos medidas de prevención en nuestra vida cotidiana, escriben Xavier Ortiz Torres y Edmy Ayala Rosado. (Shutterstock)

Edmy Ayala Rosado, Gerente de Programas de CienciaPR, es co-autora de esta columna.

A tres años del comienzo de la pandemia de COVID-19, nos encontramos en un punto de inflexión. El panorama es mucho más alentador que al principio, gracias a esfuerzos salubristas y comunitarios, la vacunación y los tratamientos disponibles, entre otros.

Sin embargo, el riesgo del coronavirus sigue presente. En Puerto Rico, decenas de personas siguen falleciendo al mes por la enfermedad. Ciertas otras padecen de sus consecuencias a largo plazo, lo que se conoce como COVID persistente, sin contar el impacto emocional, social, y económico de la pandemia. El cansancio, el hastío y la normalización de la enfermedad han llevado a muchos a bajar la guardia.

Además del COVID-19, el riesgo de brotes de otras enfermedades y de emergencias de salud pública siempre está latente en el país. Por todo esto, y porque no podemos predecir con exactitud las emergencias o complicaciones de salud, es importante y urgente que adoptemos medidas de prevención en nuestra vida cotidiana.

La Organización Mundial de la Salud define la prevención como la suma de medidas, herramientas y estrategias para evitar enfermedades por medio de reducir los riesgos o amortiguar sus consecuencias. La práctica de la prevención toma muchas formas.

Una de ellas es mantener nuestros entornos saludables eliminando riesgos potenciales—virus, bacterias, contaminantes, criaderos de mosquitos, agua empozada, basura—sin esperar a momentos de crisis, como después de un huracán o durante una pandemia.

Otra es el autocuidado—esa capacidad individual y comunitaria de mantener nuestra salud previniendo las enfermedades con o sin el apoyo de un profesional de salud. Encontrar esos espacios para auto-calmar las emociones y manejar mejor las situaciones estresantes o angustiantes; nutrir las conexiones sociales con familiares y amigos; y establecer rutinas con límites saludables son herramientas para nuestro bienestar.

Prevención más allá de COVID

El COVID-19 nos ha hecho tomar conciencia de dos herramientas preventivas esenciales: el uso de la mascarilla y la vacunación. No obstante, estos instrumentos son valiosos para mucho más que evitar contagiarse o enfermarse seriamente con el coronavirus.

Usar una mascarilla debidamente ajustada a la cara, sobre la nariz y la boca, también previene enfermedades respiratorias como la influenza o el micoplasma y el impacto negativo que pueden tener el polen, los hongos, el polvo del Sahara y los contaminantes sobre nuestra salud.

Estar al día con todas las dosis y refuerzos de todas las vacunas para las que eres elegible te ayuda a prevenir los síntomas severos y efectos negativos causados por diversas enfermedades. Existen más de dos docenas de vacunas que, anualmente, previenen más de 4 millones de muertes a nivel global. Por más de 100 años, las vacunas nos han protegido de enfermedades como la tuberculosis, la influenza, la varicela, el sarampión, el cáncer cervical y muchas otras. Gracias a la vacunación se erradicó la viruela.

Herramientas prácticas

Como parte del equipo del proyecto Aquí Nos Cuidamos de la organización científica sin fines de lucro Ciencia Puerto Rico, hemos co-liderado el desarrollo de la campaña de servicio público “La Prevención es la Clave”. Su propósito es precisamente ayudar a las personas y las comunidades en Puerto Rico a incorporar métodos de prevención en su vida cotidiana. El contenido de “La Prevención es la Clave” ofrece consejos prácticos que cualquier persona puede adoptar y está disponible para descargar de manera gratuita en el portal aquinoscuidamos.org/prevencion.

Ante las realidades sociales, políticas y naturales del archipiélago borincano, estamos convencidos que la prevención es la clave para cuidarnos. La prevención es una palabra que evoca a lo plural; una acción cuyo verdadero poder está en el colectivo. Tanto detrás de las respuestas a nuestras necesidades cotidianas, como a las crisis, están las comunidades que accionan la prevención. Aferrémonos a esa solidaridad y apoyo mutuo que nos han traído hasta aquí, y hagamos propias esas acciones preventivas que nos salvan.

Tags: