Banner Member Blogs

CienciaPR Member Blogs Home   |   About   |   Borinquena RSS

Agricultura urbana: Consejos para atajar la crisis alimentaria y desarrollar su huerto casero

Imagen de Omar Velez Lopez

Puerto Rico se encuentra en los peores momentos de su fisionomía económica. Una de las coyunturas económicas que agoniza lo es su agricultura. A pesar que a finales del siglo 19 y 20 Puerto Rico fue un gran exportador de café, tabaco y caña de azúcar su situación actual en materia agrícola languidece. Para que tengan una idea de nuestra crisis alimentaria, desde el 1985 en adelante Puerto Rico produce solamente el 15% de   lo que consume siendo los productos principales la leche de vaca y frutos menores; dependiendo exclusivamente de importaciones y encareciendo los precios de los productos. Y aunque las góndolas del supermercado están llenas, ¿Qué pasaría si ocurre una catástrofe internacional en la que los víveres no lleguen a nuestra isla?

Por esta y otras razones, necesitamos sembrar y asegurar nuestra comida. No solamente por términos económicos, sino para disfrutar de alimentos orgánicos, y más saludables. Estos son más ricos en vitaminas, y puedes tener control de los químicos que les añades en su desarrollo permitiendo que sean libres de contaminantes. Además, representan una terapia para liberar el estrés y pueden generar ingresos si hay excedente de cultivo. ¿Suena chévere no? Esto parece más sencillo para los que viven en el área rural donde los terrenos son abundantes pero, ¿qué podemos hacer aquellos que vivimos en áreas urbanas con poco terreno y recursos? ¿O sea más o menos el 60% de la población de Puerto Rico? 

 

Factores a considerar al hacer su huertito

¡No se preocupe! Lo primero que necesitamos es educarnos y planificar nuestro huerto. Existen varias guías para aprender a crear huertos caseros en el servicio de Extensión Agrícola (http://uprm.edu/cms/index.php/page/1036) y el Departamento de Agricultura de Puerto Rico . Para comenzar, el envase a sembrar debe estar lejos de la sombra y pueden ser de cualquier tipo: botellas, pailas de pinturas, envases plásticos que sean hondos o  bloques y ser proporcionales al cultivo o planta. Por ejemplo, si vamos a sembrar yautía necesitaremos un envase de por lo menos 3-5 pies de profundidad para que se desarrolle el fruto (las gomas usadas son una buena idea). Para los demás cultivos debe contar con un mínimo de 9 pulgadas de profundidad aunque esto puede variar de cultivo en cultivo. Luego debemos escoger el área donde queremos sembrar: asegurándonos que sea un área con buena acogida del sol al menos doce horas al día. Para entornos urbanos, podemos utilizar la modalidad de huertos verticales, es decir, plantas que se pueden sembrar en envases colocados de manera vertical en tubos con tiestos o de plástico. En cuanto a la tierra, se recomienda que contenga buenas proporciones de arena, gravilla y perlita y esté libre de malezas. Existen varias marcas comerciales de tierra aunque siempre prefiero mezclarlos yo mismo.

El próximo paso es  medir el pH que debe estar entre 5.3 y 6.8 para evitar problemas de crecimiento en nuestras plantas. Luego, debemos planificar que plantas queremos sembrar. Diferentes frutos tienen diferentes necesidades de siembra y cuido. Debemos considerar el tipo de fruto a sembrar (ejemplo: si queremos sembrar tomates debemos secar las semillas primero) y considerar los días que necesiten para que nazcan. Para ello debemos escoger lo más importante: la semilla. Existen varios tipos de semillas pero las orgánicas (aquellas que obtenemos de los frutos secos) son las mejores. Recomiendo que sean semillas aclimatadas a Puerto Rico y frescas.

Los servicios de Extensión Agrícola de cada región pueden proveer guías gratuitas de siembra y semillas. También existen semillas comerciales pero se debe realizar una prueba de germinación antes de sembrarlas, para asegurarnos de que nazcan. ¡Recuerde no todas las semillas que compramos serán plantas saludables a nuestro Trópico! ¡Ejerza cautela al comprar las mismas! Guarde semillas para siembras futuras y rotule todo lo que siembre. Asegúrese de tener un orden de siembra, si los hacemos en envases, posicione las plantas de mayor tamaño atrás para evitar que le roben la sombra a las más pequeñas. Lo último que necesitamos después de plantar es esperar pacientemente. Posterior a que germinen las plantas lo próximo que falta es mantener nuestro huerto y regar las plantas constantemente hasta que alcancen su tiempo de cultivo. Percátese de cualquier plaga (gusano, hongo etc.) y contrólela a tiempo. El mayor éxito de su huerto es la planificación y mantenimiento.

Cuando coseche frutos asegúrese de guardarlos y consumirlos rápidamente. ¡Felicidades! usted es dueño de un huerto; un espacio saludable para brindarle comida a usted y los suyos, algún ingreso adicional o una forma de estar en paz con la Madre Tierra. Para ver mis esfuerzos en crear un huerto urbano en el Club Bairá en Rio Piedras vaya al enlace https://youtu.be/aK-YTAY4fJA para que conozca más del proyecto comunitario.

Tags: